La asociación Réseau Entreprende trae a Madrid la iniciativa Netmentora, una red de grandes grupos y directivos cuyo objetivo es crear empleo estable y asesorar a proyectos emprendedores. Los candidatos seleccionados contarán con un préstamo gratuito de entre 10.000 y 30.000 euros sin intereses ni garantías.

Bajo la premisa de que la experiencia es un activo más valioso que el dinero a la hora de crear una compañía, la asociación empresarial francesa Réseau Enterprende ha dado el pistoletazo de salida a su sede en Madrid. En este espacio de colaboración, pequeños emprendedores podrán ser apadrinados por gigantes como la estadounidense Hewlett-Packard o la francesa Auchan.

“Crear una empresa es mucho más fácil de lo que parece y los empresarios no nacen, se hacen. España se encuentra en un momento de cambio estructural y las compañías que entiendan esto tendrán un futuro prometedor”, señalaba Juan Pablo Lázaro, presidente de la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE (CEIM).

El proyecto reúne a las compañías más veteranas del panorama nacional e internacional. El objetivo es que cada uno de los emprendedores esté asesorado por uno de los gigantes de su sector en su salida al mercado.

El apoyo va más allá de un simple coaching, ya que los proyectos recibirán además un préstamo gratuito de entre 10.000 y 30.000 euros sin intereses y sin garantías, con un plazo de devolución de tres años.

“Cuando presentamos la idea en España nos dimos cuenta de que generaba una enorme convicción, confianza y un gran compromiso, algo muy importante para este país ahora mismo. Aquí existe mucho talento, y estamos decididos a sacar este país adelante y a bajar la tasa de desempleo”, explicaba Javier de Agustín, presidente de Netmentora Madrid.

Pero no todas las pymes podrán acceder a este programa de emprendimiento, los elegidos serán proyectos sostenibles tanto de startups como de recompra o franquicia. Una vez superado el proceso de selección, las empresas tendrán que crear un mínimo de cinco empleos en sus primeros tres años de andadura, además de tener que justificar una necesidad real de asesoramiento más allá de la financiera.

Los casos de éxito se unirán posteriormente a la red como nuevos padrinos, que prestarán el mismo servicio a la próxima generación de emprendedores.

“Es una cadena virtuosa pensada en el largo plazo. Los emprendedores son ayudados por sus padrinos empresarios y para después colaborar con otros emprendedores”, añadía el presidente de la asociación.

Por su parte, las grandes compañías y sus directivos se comprometen a colaborar de forma desinteresada y gratuita, mediante los préstamos de honor y con la promesa de que no invertirán en el capital de las empresas a las que prestan apoyo.

La iniciativa está avalada por su porcentaje de éxitos, ya que el 92% de las pymes asesoradas en este programa han sobrevivido a sus tres primeros años de vida y el 86% a los cinco años. Estos resultados superan de lejos la media del mercado español, cuyos casos de éxito a la hora de emprender se reducen al 55% de los intentos.

“Es muy representativa la tasa de intentos fallidos de los emprendedores españoles. Esto hay que solventarlo, y para ello no sólo hacen falta buenas ideas sino una mayor tasa de éxitos”, señalaba Javier de la Morena, director general de Delaviuda.

El mentoring de este programa va dirigido a un perfil muy concreto de emprendedor: generalmente son personas de 40 años, en su mayoría hombres (sólo hay un 15% de mujeres), un 73% posee al menos estudios de enseñanza secundaria y el 43% fueron asalariados previamente.

“Se nos ha olvidado la importancia de la empresa como activo social. Las grandes compañías hemos aprendido mucho de nuestros propios errores y esa experiencia es lo mejor que podemos aportar”, puntualizaba