Bailarín, actor y cantante. Fred Astaire fue una de esas estrellas de Hollywood que marcaron un antes y un después. En los años 30 revolucionó el género cinematográfico musical para llevarlo a su edad de oro. Hoy se cumplen nada más y nada menos que 117 años del nacimiento de Astaire.

La carrera de esta estrella no habría sido lo mismo sin sus parejas de baile. Aquí tenéis a las 5 mujeres sin las que Fred Astaire no habría brillado tanto en la pista de baile.

Adele Astaire

Fred y Adele Astaire

Fred y Adele Astaire

Fred empezó a bailar solo con cuatro años cuando su madre le apuntó a una escuela de danza. Su intención era que el pequeño Fred pudiera acompañar a su hermana mayor y ser su pareja de baile. Pues los planes de la madre funcionaron. Adele y Fred Austerlitz tomaron el apellido “Astaire” para actuar en un bodevil en 1905 y fueron compañeros sobre la pista durante toda una década.

En 1932 los dos hermanos tomaron caminos distintos. Adele abandonó el mundo del espectáculo para casarse con un lord inglés y Fred se marchó a Hollywood para continuar con su carrera de bailarín y buscar nuevas oportunidades. Los hermanos consiguieron grandes éxitos en comedias musicales de Broadway, entre los que destacan Over the top (1917), Lady be good (1925) y Funny face (1927).

Ginger Rogers

Solo un año después de llegar a Hollywood, Fred Astair debutaría con la que sería su principal y más famosa pareja de baile: Ginger Rogers. La película Volando a Río (1933), en la que por cierto no eran los actores protagonistas, fue un auténtico éxito que proyectaría con fuerza la carrera conjunta de los dos bailarines.

Entre las películas más destacadas del tándem se encuentran títulos como La alegre divorciada (1934) y Sombrero de copa (1935), que se situaron entre las mejores películas de los años 30. La combinación Rogers-Astair despertó las envidias de más de una. Katharine Hepburn dijo sobre ellos lo siguiente: “He gave her class. She gave him sex”. Queda claro quién de los dos no le caía bien.

Eleanor Powell

Powell fue una actriz y bailarina estadounidense que confesaba sentirse atraída por el claqué desde que era muy joven. Comenzó su camino al estrellato en Broadway para saltar en 1935 a Hollywood, donde consolidó su carrera triunfando en distintas películas musicales.

La carrera de los dos bailarines se cruzaría en 1940 con la película La nueva melodía de Broadway, donde Astair y Powell formaron una magnífica pareja de baile.

Rita Hayworth

Astair tuvo la suerte de poder bailar junto a uno de los grandes mitos eróticos del cine de Hollywood de los años 40. Rita Hayworth es una de esas actrices que nadie se olvida de mencionar cuando se habla de la época dorada de la industria del cine estadounidense.

La fama de Rita Hayworth se consolidaría de forma definitiva con el noir Gilda (1946) de Charles Vidor, contribuyendo a construir ese arquetipo tan importante para el cine: la femme fatale. Astair y Hayworth participaron juntos en You’ll never get rich (1941) y You were never lovelier (1942), que sin embargo no se cuentan entre las películas más destacadas de estas estrellas.

Judy Garland

Quién no se acuerda de la actriz que interpretó a Dorothy en El mago de Oz (1939) de Victor Fleming. Pues bien, la pequeña Judy Garland creció (y mucho) y se labró una brillante carrera en Hollywood que ya empezaba mejor que bien con el Oscar por su interpretación de Dorothy.

En su camino también se encontró con Fred Astair, con el que participaría en el musical cinematográfico Easter Parade (1948). La película fue todo un éxito de taquilla y se situó entre los mejores filmes del género de ese año.