El grupo de infraestructuras Abertis ha cerrado un acuerdo para adquirir el 51,4 % de las autopistas A4 y A31 en Italia por 594 millones de euros, en lo que supone su entrada en el mercado italiano de las vías de peaje.

Abertis ha acordado con Intesa, Astaldi y la familia Tabacchi la compra de las dos sociedades que controlan el 51,4 % del grupo industrial italiano A4 Holding, cuyos principales activos son las autopistas A4 Brescia-Padova y A31, tal y como ha informado EFE.

De esta forma se confirma el final feliz para la operación, que Abertis llevaba meses persiguiendo.

La adquisición se abonará a finales de enero de 2023, a excepción de 5 millones de euros que se pagarán al cierre de la operación, prevista en los próximos meses, según ha informado hoy la compañía española, que ha precisado que el acuerdo está sujeto, entre otras condiciones, a la aprobación por parte del Gobierno italiano de la ampliación de la autopista A31 (proyecto Conexión Norte).

A4 Holding opera actualmente un total de 235 kilómetros de autopistas en la región del Veneto, que está situada en el noreste de Italia -su capital es Venecia- y tiene uno de los mayores niveles de PIB y renta per cápita del país.

Abertis asegura que se trata de una zona geográfica “estratégica”, ya que está situada en el corredor que conecta el norte industrial de Italia con el centro económico de Europa.

En concreto, A4 Holding gestiona el tramo de la autopista A4, conocida como “La Serenissima”, que une los 146 kilómetros que separan a las ciudades de Brescia y Padova.

Con tres carriles por sentido, es la autopista con la tercera mayor densidad de tráfico del país, con una Intensidad Media Diaria (IMD) de cerca de 91.000 vehículos.

Por su parte, la A31 (Austostrada della Valdastico), de 89 kilómetros, cuenta con una IMD de 12.000 vehículos y actualmente se divide en dos secciones: Vicenza-Piovene Rocchette, de 36 kilómetros, y Vicenza-Badia Polesine, de 53.

Ambas autopistas tienen establecido un plazo de la duración de la concesión hasta 2026, sujeto a la aprobación del proyecto de ampliación de la A31.

Según explica Abertis, el acuerdo alcanzado incluye un plan de inversiones en la A31 que implica la construcción de una nueva autopista que finalizará la conexión del tramo ya existente con la A22.

“Gracias a ello, la A31 pasará a ser la ruta más rápida y corta entre el centro y el este de Europa, con el potencial de captar una cantidad sustancial de tráfico procedente del norte de Italia hacia el mar Adriático”, sostiene la multinacional que preside Salvador Alemany.

Este proyecto está sujeto a su próxima aprobación por parte del Comité Interministerial para la Programación Económica (CIPE) del Gobierno italiano, mientras que la definición del trazado se encuentra en la fase final de negociación entre los entes locales de la provincia de Trento, la región del Veneto y el Ejecutivo del país.

La adquisición de estas dos autopistas supone la entrada del Grupo Abertis en Italia y refuerza su posición en el sector, con más de 8.500 kilómetros de autopistas gestionados.

Desde el punto de vista financiero, la incorporación de ambas autopistas permitirá a Abertis consolidar alrededor de 610 millones de euros de ingresos y de 200 millones de euros de ebitda anuales, de manera que Italia pasará a representar el 6 % del beneficio bruto de explotación de la compañía.

Esta operación también permitirá al grupo “explorar nuevos proyectos potenciales en Italia”, un mercado que considera “estratégico”, pues es una economía “madura y estable”, con un “largo y probado recorrido en el sector concesional de autopistas”.