Podemos e Izquierda Unida han cerrado este lunes la alianza para presentarse juntos a las elecciones generales del próximo 26 de junio. Tras una semana de intensas negociaciones, ambas fuerzas han informado del “preacuerdo” a través de sendos comunicados donde celebran el entendimiento, articulado para “recuperar el país”. El primer y más importante efecto que podría tener la operación, según apuntan todas las encuestas, es que dejaría a los de Pablo Iglesias y Alberto Garzón en condiciones de disputar la hegemonía de la izquierda al PSOE. De materializarse, sería la primera vez en toda la democracia que los socialistas quedan relegados al tercer puesto en unos comicios legislativos.

Iglesias y Garzón han escenificado su alianza fundiéndose en un abrazo en la madrileña Puerta del Sol ante un grupo de simpatizantes. Desde ese escenario, cuna del Movimiento 15-M, han emitido unas breves declaraciones difundidas a través de las redes scociales. “Tenemos un preacuerdo y lo queremos celebrar con todos vosotros y vosotras”, ha proclamado el de IU; “me encantan que los planes salgan bien”, le ha seguido el de Podemos. Acto seguido, se han trasladado a un teatro para mantener un encuentro con la ciudadanía y explicarles los pormenores.

Un sexto de los puestos de salida en las listas al Congreso será designado por IU

“Tras el consenso alcanzado en las líneas generales del acuerdo”, rezan los comunicados, los secretarios de Organización de Podemos e IU, Pablo Echenique y Adolfo Barrena, ultimarán “en las próximas horas” el documento definitivo “para su publicación y votación posterior”. Las bases de las dos formaciones serán las encargadas de refrendarlo en consultas internas a celebrar este martes 10 y miércoles 11 de mayo. El jueves se informará de los resultados e inmediatamente se elevará a definitivo. El viernes, último día para presentar coaliciones ante las juntas electorales provinciales, se procederá al registro de la alianza.

La formación morada, que alberga en su seno distintas sensibilidades acerca de cómo implementar este tipo de pactos, ha informado posteriormente de que en la coalición “los partidos participan con sus correspondientes siglas”, “quedará registrada con la fórmula general, con una relación de todos los partidos que la integran y que tendrá un nombre común aún por decidir”.

Además, se cumple la exigencia de IU y queda garantizada “la visualización de las imágenes y logos de cada organización en los materiales de comunicación que cada fuerza quiera utilizar en su campaña, así como en las papeletas de votación”. Queda abierta la puerta a que otras fuerzas “de ámbito estatal, autonómico, o local” se sumen al acuerdo.

“Me encantan que los planes salgan bien”, declara Iglesias abrazado a Garzón desde la Puerta del Sol

 

La coalición defenderá “un programa marco de fuerte contenido social, de recuperación de derechos, de derogación de leyes injustas, de lucha contra la corrupción, de defensa de los servicios públicos y de dignificación de las condiciones de vida de la ciudadanía”. IU había hecho llegar a Podemos una propuesta de mínimos con 26 ejes totalmente coincidentes con estas líneas programáticas. También se deja clara la aspiración “a un nuevo marco constitucional que ponga al ciudadano o ciudadana en el centro de la política”.

En cuanto al reparto de puestos en las listas, cuestión donde más habían chocado los negociadores, se deja pendiente de detallarlo a los responsables de Organización pero el texto del preacuerdo recoge que se toma “como referencia” el resultado de las anteriores generales a la hora de hacer las estimaciones. Es decir, se parte de la hipótesis de que la coalición obtenga los mismos votos que Podemos e IU sumaron en diciembre. Con esos datos, obtendrían 58 escaños (excluidas las confluencias gallega, catalana y valenciana, que forman listas aparte), de los cuales un sexto serían designados por IU.

La coalición de Alberto Garzón encabezará, además, las listas al Senado en “al menos” cuatro circunscripciones. “Una vez ratificado este acuerdo se abordará la confección de listas por cada una de las circunscripciones”, concluye el comunicado, aunque ya se sabe que el líder de IU figurará en el quinto puesto de la plancha al Congreso por Madrid. En la parte económica, el acuerdo establece la obligatoriedad de desarrollar una campaña “austera” a financiar por ambas formaciones. El reparto de las posteriores subvenciones será también proporcional, aunque en “la parte correspondiente a ingresos por votos” se establece una prima del 5% para la federación de Garzón.