Alfredo Landa nos dejaba un día como hoy hace tres años. Tiempo en el que se ha echado mucho de menos a uno de los más grandes de la historia del cine español. Con 120 películas a sus espaldas, dos Goya al mejor actor protagonista, un Goya honorífico, un premio al mejor actor en Cannes y una fructífera trayectoria en televisión y teatro, no hace falta dedicar este artículo a alabar al actor pamplonica, no lo necesita.

A través de las películas de Landa, España ha quedado retratada en diferentes momentos de su historia más reciente y desde diferentes puntos de vista. En SABEMOS hemos hecho una compilación de cinco películas suyas que nos dejan ver un poco de esa España del siglo XX que ya no está pero que aún nos influye tanto.

Cateto a babor (1970)

Comenzamos con Cateto a babor, un remake de Recluta con niño (1955), dirigida por Ramón (Tito) Fernández y protagonizada por Alfredo Landa. En esta comedia, el actor interpreta a Miguel Cañete, arquetipo de joven “de pueblo” que es llamado a filas para realizar su servicio militar en la armada. El problema es qué hacer con su hermano pequeño, Quique, pues son huérfanos y no tiene con quién dejarle. Cómo no, se lo lleva al cuartel para luego acabar dándoselo a la hija de su sargento, que para complicar aún más la trama es ciega.

En este filme, se trata a través del humor el tema del patriotismo español más ligado al ejército. Y ojo al dato, se trata de la película más vista de la historia de la televisión española, superando a Ocho apellidos vascosEl martes 14 de enero de 1992, la película de Alfredo Landa conseguía 10.078.000 espectadores en su emisión en TVE1. La comedia protagonizada por Dani Rovira emitida en simulcast en Cuatro y Telecinco el 12 de noviembre de 2015 se queda con el bronce al alcanzar la cifra de 8.270.000 espectadores.

No desearás al vecino del quinto (1970)

 Si hablamos de “landismo”, esta película es imprescindible por ser la primera y quizá el máximo exponente de este tipo de cine. Esta etapa del cine de Landa comprende un total de 35 películas en las que el arquetipo del macho ibérico se desenvuelve con soltura delante de las cámaras.

Abordando la represión sexual y de un corte que ya apunta hacia el carácter del destape, esta comedia dirigida por Tito Fernández fue la película española más taquillera de su momento con 4.371.624 espectadores, superando a La ciudad no es para mi del carismático Paco Martínez Soria. Además puede presumir de permanecer invicta durante 31 años hasta el estreno de Torrente 2, misión en Marbella, primera película española que la supera en taquilla con 5.321.969 espectadores.

Esta producción también puede presumir de haberse enfrentado a la censura franquista, que no veía con buenos ojos que abordara temas sexuales. Se estrenó solo con 35 copias y la censura rechazó los primeros títulos propuestos para el filme, entre los que destacan “Es cosa de hombres”, “Yo engaño sin daño” y “Ama a tu prójimo y verás”.

Vente a Alemania, Pepe (1971)

 Esta película dirigida por Pedro Lazaga nos lleva a un contexto bien distinto. Los años 6o marcaron para muchos españoles un antes y un después. La necesidad de buscar un trabajo e ingresos para mantener a la familia provocaron que las emigraciones a Alemania se dispararan.

Vente a Alemania retrata de forma satírica esa cruda realidad que hoy en día, por desgracia, volvemos a vivir. Si series como Buscando el Norte os resultan originales, Landa ya hizo algo muy similar en esta película llena de humor (a veces insultante) entre españoles y alemanes. Además, también está llena de contenido político muy crítico con el franquismo, cada vez menos camuflado para evitar la ya decadente censura franquista.

Los santos inocentes (1984)

 Entramos ahora en la etapa más reconocida de Alfredo Landa. Dirigida por Mario Camus y basada en la novela homónima de Miguel Delibes, retrata la vida de una familia de campesinos en un cortijo, donde sus señores les someten a todo tipo de humillaciones y vejaciones.

Junto a un magnífico Paco Rabal, Landa representa a un “cateto” de la España rural de los años 60, sin apenas educación y sometido a las clases señoriales sin remedio. Su actuación en esta película le mereció el premio al mejor actor en Cannes y se ha convertido en todo un clásico del cine español.

La vaquilla (1985)

La vaquilla es una de las películas más exitosas del director Luis García Berlanga y ofrece una visión de la Guerra Civil cargada de humor y situaciones cómicas. El brigada Castro (Alfredo Landa) del bando republicano tiene la misión de infiltrarse con sus hombres en un pueblo situado en zona sublevada para robar una vaquilla y así sabotear sus fiestas religiosas. Por supuesto, no será un camino de rosas.

El filme explota todos los prototipos y prejuicios de ambos bandos de la guerra y lo mezcla con altas dosis de humor, consiguiendo otro clásico del cine español en el que sobresale la actuación de Landa. “Que le den mucho por el saco a la vaca, yo me voy a comer”.