Esta semana hemos tenido de todo, de verdad se lo digo. Desde amenazas de huelgas generales –para paralizar lo que lleva paralizado desde que Don Pelayo arrugó el labio– hasta disolución de Cortes Generales y convocatoria de nuevas elecciones para el próximo 26 de junio. Así, todo seguido. Sin respirar. Y por el camino, el cuadragésimo aniversario de El País, una efeméride que este jueves nos regalaría una imagen de Rajoy flipándolo con la realidad virtual y que, o tempora, o mores, fue carne de meme en las redes sociales.

Pero, no sabemos muy bien por qué, algunas portadas de la semana se las llevó un gesto de Albert Rivera al paso de Mariano Rajoy. Una imagen en movimiento que permitió, precisamente por ello, que los rotativos escogieran el encuadre más significativo a juicio de sus directores. Y hasta ahí podemos leer, como diría la gran Mayra Gómez Kemp.

Cambiando radicalmente de tercio, fue muy celebrada por los futboleros que andan metidos en Twitter la portada que el diario británico The Guardian dedicó al Leicester City, el conjunto que dirige el italiano Claudio Ranieri y que esta semana se proclamó campeón de la Premier League inglesa por primera vez en sus 132 años de historia.

Y sin salirnos del fútbol, cabía esperar que los rotativos patrios plasmaran en su zona noble ese hito histórico, con cierto toque a déjà vu, que representará la final de la Champions League entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid. O viceversa. Que tanto monta.

Y ya para concluir, no quiero olvidarme de los compañeros del diario El Mundo, que el miércoles 4 de mayo no acudieron a su cita con los lectores por una huelga convocada para mostrar el rechazo a los últimos despidos aprobados por el grupo Unidad Editorial. Todo nuestro afecto y solidaridad con ellos. Sin periodistas no hay periodismo.