Si estás en Madrid los días 7 y 8 de mayo, es decir, hoy y mañana, estás de suerte. Llega la décima edición de ‘Open Studios’, donde el arte vuelve a sus orígenes, a su fuente original, a la calle. Y lo hace concentrado en dos de los barrios más populares y con más vida de la capital. La Latina y Lavapiés.

Bruselas, 2004. Esta fecha marca un antes y un después en la forma de disfrutar el arte. Un arte que viajó de una capital a otra. Que levantó el vuelo desde la ciudad belga y aterrizó con fuerza en Madrid. Pero no vino solo, alguien tuvo mucho que ver (y nunca mejor dicho). Se trata de Eponine Franckx que, al intuir que un nuevo concepto empezaba a cuajar en grandes ciudades como París o Berlín, quiso adentrar a los españoles en un nuevo concepto cultural, un mundo llamado ‘Open Studios’.

da52dfbc-ea72-42a4-ae50-594e12227303

Los comienzos nunca han sido fáciles, y en el mundo de la cultura tiende a serlo aún menos. La primera edición de este proyecto llegó en abril del 2004 gracias al apoyo financiero de la Comisión Europea. Contaban con 25 artistas participantes y unas 200 personas como público.

¿Sus logros en diez años? Conseguir consolidarse como un evento bienal autogestionado, tener a más de 300 artistas participantes  y hacer disfrutar a unas 3000 personas de público. Porque Dios aprieta, pero no ahoga. Y en este caso se supo, y muy bien, medir la fuerza (y la cabeza).

ARTISTAS911ec69f-34ab-4304-b5db-038444eaf770

Artistas de todo tipo de disciplinas podrán tener la oportunidad de estar en contacto directo con el público, ofreciendo una visión más personal de su arte. Desde la música a la ilustración y el cómic, pasando por el arte urbano, performance, ilustración, fotografía o danza (entre otras) podrán desvelar un nuevo panorama de creación contemporánea al que los asistentes podrán acceder por un precio de cinco euros.

Una oportunidad para disfrutar el arte no en un museo o cualquier instalación que de alguna forma tiene “encerradas” (a buen recaudo) numerosas obras de arte. En esta ocasión, las instalaciones son tanto galerías que ha prestado sus espacios a artistas procedentes de otros lugares, como las casas y talleres de los propios artistas, además de la calle.

 

Cómo y dónde

Puertas abiertas, talleres a la calle y que empiece el espectáculo. El Café Pavón, La noche boca arriba y Espacio Mediodía serán tres de los cuatro puntos de encuentro y partida. Allí podrás obtener tu entrada (con un precio de 5€) y obtener tu ‘kit de ruta’ donde podrás conocer  dónde están las casas de los artistas que quieres visitar. Será cuestión de llamar a la puerta y pasar. Un mundo lleno de arte te espera.

7679e8a5-00d1-40f1-8719-6e9dbad9fb8c

Una historia de “Bruclin”

Sí, has leído bien, Bruclin. Y no, no es la ciudad donde el vampiro anda suelto. Es el cuarto punto de encuentro que han seleccionado “Los artistas del Barrio”. Y con éste, ya son tres los años que ambos deciden abrir puertas juntos. Se trata de un movimiento social ubicado en la zona de Puerta del Ángel. El motivo de su nombre, además de haber sido tomado del famoso distrito de Nueva York, viene por el hecho de que pueda encontrarse tanta vida al otro lado del río. Un vecindario muy activo que quiere demostrar que la creación y la modernidad no están reñidas con lo tradicional que inspiran los barrios madrileños “de siempre”.

Mucho donde elegir

Empieza por donde quieras, sin prisa pero sin pausa. Hay para todos los gustos y públicos, te señalamos tres:

Sopa deunnamed ajo: Sábado (19:30/20:30) Performance de 20 minutos donde se dará vida al arte.

Momento Verso: Sábado (17:00-19:30) y domingo (12:00-15:00). Sus integrantes surcarán las calles, máquina de escribir en mano, para compartir versos bajo el lema: “Tú me das el rema, yo te escribo el poema”

Ama y Cleta: Sábado y domingo (13:00-14:00/17:00-18:00). Un espectáculo de poesía infantil con actuación clown.