Ser superhéroe no debe ser fácil. Y menos en España, donde ser ‘salvamundos’ y trabajador se vuelve muy complicado por la reforma laboral y otras leyes tributarias que no dejarían respirar a más de uno (y a otros sí).

SUPERMAN Y SU ERE

superman

Ya puede tener todos los superpoderes del universo, que si Clark Kent estuviera en Unidad Editorial, ya sea en ‘El Mundo’ o ‘Expansión’, no iba a acabar sonriendo. Soñar con 30 días por año trabajado sería darse con un canto en los dientes, y si tenemos en cuenta que su primera aparición fue en 1931 como periodista, parece que se llevaría un pellizco.

SPIDERMAN Y EL ROLLO FREELANCE

spiderman

Ser autónomo en España es más pestoso que ser hombre araña. Peter Parker intentaría vender sus fotografías a algún medio de comunicación, pasaría sus facturas rigurosamente; pero con mucha suerte cobraría a los tres meses. Y la ley no es que proteja mucho a los freelancers.

BATMAN Y PANAMÁ

batman

El primero de los grandes empresarios de la lista estaría de enhorabuena. Si alguna de sus empresas de investigación no va bien, ERE a la vista, 20 días por año trabajado y no hace falta ni conciliación con el empleado. No todo iba a ser malo. Aunque parte de su dinero lo mismo tendría que salir a algún paraíso fiscal. Y no decimos dónde.

IRON MAN Y LOS IMPUESTOS

ironman

El entrañable (y asquerosamente rico) Tony Stark se vería, también, beneficiado por la reforma laboral, debido a que podría recortar como quisiera. Aunque en contra tendría la ley de sucesiones y patrimonio. Gran parte de su fortuna viene de una herencia familiar, por lo que junto a Bruce Wayne tendría que visitar cierto país centroamericano.

HULK EN UN PAÍS SIN CIENCIA

hulk

Ni alter ego, ni gaitas. Bruce Banner tendría complicado investigar en España. Los últimos Presupuestos Generales del Estado ya dejaron tiritando la partida de I+D+i. Tendría que pasar al mundo privado con Stark o Wayne… aunque si las cosas vienen mal dadas, terminaría de camarero en Berlín o Londes.

CAPITÁN AMERICA Y SU OPOSICIÓN

capitan america

Steve Rogers estaría trabajando de teleoperador. Las ofertas públicas han estado recortadas durante la crisis, y antes de ser el súper hombre de América, no parece que hubiera pasado las oposiciones. Además, su tren de vida debería estar a expensas de pagas extras que van y vuelven por designios electorales.