La aerolínea United Airlines ha puesto este viernes en marcha la conexión diaria y sin escalas entre Madrid y Washington, y ha anunciado que ofertará el mismo servicio entre Barcelona y la capital estadounidense desde el próximo 26 de mayo.

Según ha informado la aerolínea en un comunicado, el servicio entre Madrid y Washington estará operativo desde este viernes y hasta el próximo 22 septiembre, en frecuencia diaria y sin escalas.

El vuelo desde Madrid saldrá a las 11.35 horas y tras un trayecto aproximado de nueve horas llegará a Washington a las 14.30, hora local. El vuelo procedente de Washington saldrá a las 17.50 horas y llegará a Madrid a las 7.40, hora local, tras un viaje de cerca de ocho horas de vuelo.

El director comercial de la compañía en España, Antonio de Toro, ha mostrado su satisfacción por ofrecer, por tercer año consecutivo, a los clientes españoles “todavía más opciones” con este servicio entre ambas capitales, así como el lanzamiento del nuevo servicio sin escalas Barcelona-Washington a finales de este mes.

La aerolínea prevé que la conexión diaria y sin escalas con Barcelona se extienda hasta el 7 de septiembre, aunque esta fecha y la del inicio, el 26 de mayo, todavía están sujetas a “aprobación gubernamental”, señala la empresa en un comunicado.

Los vuelos estarán operados por aviones del modelo Boeing 767-400, que dispone de una capacidad de 242 asientos.

Malos resultados

Además de estos nuevos vuelos, la línea aérea estadounidense presentó resultados recientemente y sufrió una fuerte reducción en sus beneficios netos trimestrales, del 38%, hasta los 313 millones de dólares, con un descenso del 4% en sus ingresos.

La firma, la tercera aerolínea de Estados Unidos por tráfico de pasajeros, informó que su ganancia por acción fue de 88 centavos de dólar, pero de 1,23 dólares excluyendo operaciones extraordinarias. La compañía dijo que los ingresos operativos fueron de 8.195 millones de dólares, frente a los 8.608 que tuvo en el primer trimestre de 2015.

Los analistas habían calculado que los beneficios ajustados por acción serían de 1,17 dólares, y que los ingresos estarían en torno a los 8.240 millones de dólares.

Gran parte del descenso en sus beneficios netos está ligado a diferencias en la contabilidad tributaria de sus ingresos. Si se excluyen operaciones extraordinarias, los beneficios trimestrales alcanzaron los 435 millones de dólares.