Repsol ya ha alcanzado 2.800 millones de euros en desinversiones, muy cerca del objetivo de 3.100 millones marcado para el periodo 2016-2017, según la presentación remitida por la petrolera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En la documentación para analistas con motivo de los resultados del primer trimestre del año, Repsol señala que en esta cifra se incluyen transacciones acordadas, en proceso y algún que otro tipo de operaciones. Entre las operaciones, Repsol señala la reciente venta de su negocio de Gas Licuado de Petróleo (GLP) en Perú y Ecuador por 335 millones de dólares o la venta de su negocio eólico en el Reino Unido por 238 millones de euros.

Repsol presentó en octubre de 2015 su plan estratégico para el periodo 2016-2020 con el objetivo de obtener 6.200 millones de euros por desinversiones en activos no estratégicos en los próximos cinco años. La petrolera ya detalló que se abordarían ventas por 3.100 millones de euros entre 2016 y 2017 y otros 3.100 millones de euros entre 2018 y 2020.

El beneficio cae un 43%

En paralelo, Repsol obtuvo un beneficio neto de 434 millones de euros en el primer trimestre de 2016, un 43 % menos que en el mismo periodo de 2015. La empresa explica que el descenso refleja los resultados financieros excepcionales, de unos 500 millones de euros, del primer trimestre de 2015 por “la posición en dólares que tenía la compañía tras cobrar la expropiación de YPF” y cuyo importe se destinó posteriormente a la adquisición de la petrolera canadiense Talisman.

Más allá de este extraordinario, los negocios de la compañía mejoraron en el periodo, pese al desfavorable entorno de precios del crudo. Así, el resultado bruto de explotación o ebitda del periodo fue de 1.027 millones, un 6,7 % más que en el mismo periodo de 2015.

Por negocios, el negocio de exploración y producción (Upstream) logró 17 millones de beneficio frente a las pérdidas de 190 millones de hace un año en un desfavorable entorno de precios del crudo. Durante el trimestre, los precios medios del Brent cayeron hasta cotizar en mínimos de los últimos 12 años (26,21 dólares por barril el 11 de febrero). Entre enero y marzo, el precio medio del Brent se situó en 33,9 dólares por barril, un 37 %.

Por su parte, el negocio de refino, marketing y química (Downstream) incrementó su resultado neto ajustado un 4,1 %, hasta los 556 millones, “apoyado en la solidez del área de refino y el buen comportamiento del área de Química”. Repsol atribuye estas mejoras a las medidas de “eficiencia y ahorro” que ha desarrollado y la “fortaleza y resiliencia” de la compañía. “Las medidas de eficiencia y ahorro que ha implementado Repsol en los últimos meses han favorecido que, a pesar del contexto de bajos precios del crudo, los negocios de la compañía hayan tenido un resultado positivo”, subrayan en una nota.

La petrolera elevó su producción en el periodo hasta los 714.200 barriles equivalentes de petróleo al día (bep/día), el doble de la obtenida en el mismo periodo del ejercicio anterior por la incorporación de la petrolera Talisman. La deuda neta al cierre del trimestre se mantuvo estable, en 11.978 millones de euros.

En cuanto a su participada Gas Natural Fenosa, el resultado neto ajustado en el primer trimestre de 2016 fue de 99 millones de euros, frente a los 122 millones de euros del mismo periodo del año anterior. Este descenso se explica por los menores resultados en el negocio de comercialización de gas, por el entorno actual de precios, y al impacto negativo del efecto del tipo de cambio de las monedas en Latinoamérica.