La junta general de accionistas de Gas Natural ha renovado el mandato de su presidente, Salvador Gabarró, por 3 años más. Con 80 años de edad, el directivo es el tercer presidente más longevo del Ibex tras Juan Miguel Villar Mir, de OHL, y José Lladó, de Técnicas Reunidas. Pero Gabarró no ha ocultado que ya piensa en su jubilación.

No sin una gran dosis de humor, el ejecutivo ha evitado dar muchas pistas sobre su sustitución al frente de la compañía. En declaraciones a los medios de comunicación, Gabarró ha reconocido que tiene “ciertas ganas” de retirarse de la primera línea y que el relevo se completará “más pronto que tarde”.

Gas Natural ha renovado por 3 años el mandato de su presidente, Salvador Gabarró, de 80 años de edad

Gabarró lleva en la presidencia de Gas Natural desde 2004, cuatro años después de que se retirara como responsable de Roca.

“Ya es tiempo de dejarlo, pero de momento no me dejan”, ha asegurado, al tiempo que ha apuntado que su jubilación depende de Isidre Fainé, presidente de CaixaBank, uno de los accionistas de referencia de Gas Natural junto a Repsol. Entre CaixaBank y Repsol controlan el accionariado de la gasista, con un 34,4% y un 30% de los títulos, respectivamente.

Precisamente Fainé suena como uno de los sucesores de Gabarró, aunque este último no ha inyectado ninguna dosis de precisión en estos rumores.

El presidente de CaixaBank cumplirá este año 74 años y se enfrenta a una decisión vital para para la entidad financiera. La Ley de Cajas puesta en marcha por el actual ministro de Economía, Luis de Guindos, estableció una separación entre el negocio financiero y las fundaciones bancarias, propietarias del accionariado de las entidades pero también encargadas de la obra social. De esta forma, los líderes de las antiguas cajas se han visto abocados a elegir entre presidir una u otra organización.

isidre faine caixa

Foto: Efe

En el caso de CaixaBank, el banco está controlado por la fundación “la Caixa”, así que Fainé tiene que elegir entre la presidencia de estas dos entidades antes del 30 de junio. Fuentes de la compañía señalan que, como en el caso de Gabarró, el futuro del presidente todavía no está resuelto.

En el club de los mayores de 70 años al frente de grandes empresas catalanas también está el presidente de Abertis, Salvador Alemany, que este año cumplirá 72 años.

No obstante, de acuerdo con fuentes de la compañía, “no hay nada encima de la mesa” con respecto a su retirada de la presidencia. Alemany fue reelegido en 2013 y su actual mandato acaba en 2018.

2016 está siendo el año del traspaso de poderes entre padre e hijo al frente de Grifols

Las otras dos grandes empresas catalanas dirigidas por eminentes catalanes tienen menos preocupación por el relevo generacional. El presidente de la otra gran entidad financiera independiente de Cataluña, Banco Sabadell, es Josep Oliu. Este ejecutivo ya está en edad de jubilarse, ya que suma 67 años, pero todavía no ha entrado en el club de los septuagenarios.

Por su parte, en la farmacéutica Grifols ya está todo atado y bien atado para que la familia homónima conserve la presidencia de la compañía. Este año 2016 está siendo un ejercicio de transición y traspaso de poderes entre el presidente cesante, Víctor Grifols Roura, y su hijo, Víctor Grifols Deu. Todo con el visto bueno del consejo de administración, que ha secundado el canje de instrumentos que perpetúa a la dinastía Grifols al frente de la multinacional catalana.

Eso sí, Grifols Roura ha cedido el bastón de mando con tan sólo 67 años, una edad que superan la mayoría de máximos ejecutivos de las firmas del Ibex. Sin importar si son catalanas o españolas

Resto de España

Las empresas sobreviven indefectiblemente a sus presidentes; la vida sigue igual, como cantaba Julio Iglesias, y los ejecutivos que les suceden continúan sus obras.

En España ya ha empezado el cambio en las cúpulas de las grandes compañías del Ibex 35. El cese más reciente ha sido el de César Alierta, histórico presidente de Telefónica, que ha dejado a José María Álvarez-Pallete al frente de la multinacional de telecomunicaciones.

cesar alierta telefonica

Foto: Efe

Alierta se ha retirado de la presidencia con 70 años, aunque hoy cumple 71 -felicidades, de zaragocista a zaragocista-.

Antes que él ya tomó la puerta de salida el fundador de Inditex, el multimillonario Amancio Ortega. El gallego acaba de cumplir 80 años, que ha celebrado junto a sus empleados en una emocionante fiesta sorpresa, pero dejó la presidencia de la textil hace ya 5 años, en favor del entonces consejero delegado, Pablo Isla.

Todavía está pendiente el relevo en la cúpula de BBVA. Su presidente, Francisco González, ha sido renovado este año al frente del gran azul para agotar su último mandato en 2019, cuando estará a sólo unos meses de cumplir 75 años y alcanzar así el límite de edad fijado por el banco.

Pero hay más ejemplos, como el propio Juan Miguel Villar Mir, de empresarios que permanecen al timón de sus buques hasta que las fuerzas aguantan.

En la mayor parte de los casos los presidentes acaban por recurrir a los segundos de a bordo, los consejeros delegados, para apuntalar las compañías tras su jubilación. Es el caso de Telefónica e Inditex. Así que ya se pueden ir preparando las segundas filas de los gigantes catalanes del Ibex porque las escaleras mecánicas van a empezar a funcionar.

Foto principal: Efe