Los últimos datos de abril confirman una vez más que en España se crea empleo al mayor ritmo desde el comienzo de la crisis. Algunos achacan este cambio a la entrada en vigor de la actual reforma laboral, mientras que otros sostienen que es fruto de la reactivación económica del mercado.

Desde su entrada en vigor en 2012, la reforma laboral ha sido criticada por muchos y alabada por otros tantos, sin llegar a un consenso en su valoración. En los últimos cuatro años, el actual Gobierno en funciones ha utilizado los datos del paro y de la EPA como bandera de la recuperación y de la creación de empleo, pero no todo el mundo ve una relación directa entre ambos fenómenos.

“Creo que buena parte de la caída del paro se debe a la palpable recuperación económica. La reactivación de los mercados lleva consigo el aumento de las inversiones y por lo tanto de la contratación pero creo que tiene que ver más con el contexto. En todo caso, la reforma laboral puede haber influido en la medida que el abaratamiento de los despidos haya quitado el miedo a algunas empresas a contratar”, señala Mónica Ruiz, abogada especialista en Derecho del Trabajo en ABA Abogadas.

La convocatoria de nuevas elecciones y el miedo a la aplicación de nuevos cambios en el mercado laboral son algunos de los factores que podrían frenar esta tendencia positiva. Sin embargo, los expertos advierten de que no se producirán giros radicales respecto a la actual legislación, gobierne la derecha o la izquierda.

“Supongo que de alguna forma la contratación se verá afectada, ya que hay mucha incertidumbre entre las empresas de cara al futuro. Sin embargo, no creo que toquen mucho la reforma laboral si cambia el gobierno. La derecha no cambiará prácticamente nada, y la izquierda, si ganan los socialistas, tampoco. Porque no olvidemos que el antecedente de la actual reforma está en los Contratos para el fomento del Empleo creados por Zapatero, que fue el primero en bajar las indemnizaciones a los 33 días anuales”, añade la jurista.

Por otro lado, la llegada de nuevas corrientes a la línea política española ha derivado en la irrupción de medidas estrella como el contrato único, cuyo principal fin es reducir la tan extendida temporalidad en España.

“No creo que varíen mucho las cosas con la introducción de esta medida. Ahora mismo, ser indefinido tampoco te da derecho a mucho según la actual legislación. Creo que es importante revisar el Artículo 41 de la reforma, porque las modificaciones sustanciales son un auténtico coladero respecto a las jornadas o a la reducción de los salarios, y todavía tendremos que dar las gracias por conservar nuestro puesto de trabajo”, denuncia Mónica.