La aerolínea alemana Lufthansa perdió hasta marzo 8 millones de euros, frente al beneficio de 425 millones de euros en el primer trimestre de 2015, cuando tuvo efectos extraordinarios por la venta de la participación en la estadounidense Jetblue.

Lufthansa ha informado este martes de que entre enero y marzo la pérdida operativa se redujo un 66 %, hasta 49 millones de euros. Asimismo la facturación se mantuvo en el mismo periodo en 6.916 millones de euros.

La caída del precio del combustible ha ayudado a Lufthansa a compensar la fuerte competitividad en el sector de transporte aéreo. Hace un año Lufthansa también tuvo dificultades por las huelgas de los pilotos y algunos problemas en Venezuela.

La directora de Finanzas, Simone Menne, se mostró convencida de poder lograr este año el beneficio operativo conseguido en 2015.

Los costes por queroseno fueron en el primer trimestre de 1.071 millones de euros, 237 millones de euros o un 18,1 % menos que un año antes.