En Samsung están preocupados y con razón. Ven por el retrovisor que Huawei está cada vez más cerca. Y la capacidad de reacción de los coreanos es menor. Además, hay dispositivos como el Huawei P8 Lite que ha tenido una gran acogida en el mercado.

Fuentes del sector confirman a SABEMOS que se trata de uno de los smartphones más vendidos el año pasado. El hermano pequeño del P8 ha ofrecido un gran rendimiento a un bajo coste. Esto ha sido clave para Huawei, que en estos momentos despliega una estrategia comercial en dos vías.

Por un lado ha empezado a atacar la gama alta de manera directa. Recientemente han presentado el P9, con una suerte de cámara fotográfica que hace las delicias de los más exigentes, y con unas prestaciones que le sitúan en esa zona noble para la batalla con el Galaxy S7 y el último modelo de Apple antes de que aparezca el iPhone 7.

Pero, a su vez, con terminales como el Huawei P8 Lite, que en estos momentos tiene un precio inferior a los 200 euros, ha conseguido seguir fidelizando a muchos clientes. En las tiendas de los operadores es un terminales que está siempre muy visible, saben que se trata de un dispositivo accesible para el bolsillo medio, y que encima puede dar la prestancia necesaria para un full user.

¿Por qué Huawei da palmas?

El gran volumen de ventas del Huawei P8 Lite no es casualidad. 2 Gb de RAM, 16 Gb de memoria interna, con la posibilidad de ampliar mediante microSD, y todo eso, acompañado de una cámara trasera de 13 Mp, algo que no está al alcance de las actuales gamas medias del mercado.

Todo esto con una pantalla de 5 pulgadas que le convierte en todo menos “lite”. Además, la tendencia de precio ha sido a la baja, y aunque puede bajar más, parece que ya ha tocado fondo. Los chinos aprovechan este momento dulce para seguir generando marca en el mercado móvil, y dispositivos como éste le dan una gran visibilidad.