Bruselas puso en marcha hace diez años un sistema de alertas entre los países miembros sobre este tipo de artículos de riesgo para los consumidores. Las notificaciones han aumentado casi un 92% desde que se pudiera en marcha esta plataforma en 2003. Las prendas de vestir y los juguetes son con diferencia los artículos que más incidencias registran.

La seguridad en el mercado único es una prioridad a todos los niveles. Los exhaustivos controles de calidad no tienen como único objetivo los productos alimenticios, sino que cualquier bien destinado al consumo es objeto de pasar por la lupa de Bruselas antes de llegar a los consumidores.

Con el objetivo de agilizar estos trámites, la UE creo en 2003 su sistema de alerta Rapex, que conecta a los Estados miembros y a la Comisión para colaborar en esta materia. Tras diez años al pie del cañón, esta plataforma ha demostrado su efectividad con el incremento exponencial las medidas adoptadas, que pasaron de 200 en 2003 a casi 2.400 en 2013, según los últimos datos facilitados por la CE.

“Europa está atenta y vela por la seguridad de sus quinientos millones de ciudadanos. Rapex es un ejemplo de éxito en la cooperación entre las autoridades nacionales y las instituciones de la UE”, señalaba Neven Mimica, comisario de Política de Consumidores.

El sistema funciona difundiendo instantáneamente la información compartida por alguno de los países miembros sobre productos que puedan ser peligrosos y las medidas adoptadas a nivel nacional para su posterior retirada de los mercados europeos.

El lado oscuro de la moda y los juguetes

Un 25% de las medidas correctoras fruto de las notificaciones a través de Rapex fueron relacionadas con el sector de los tejidos y artículos de moda, debido fundamentalmente a riesgos químicos y peligros físicos relativos a cintas y cordones en las prendas.

Los juguetes infantiles son tan nocivos como las piezas de ropa, ya que ocupan el mismo puesto en el ranking de peligrosidad (25%). También en este caso las causas son riesgos químicos y de estrangulamiento o lesiones. Los siguientes en la lista son los aparatos y equipos eléctricos, muy por detrás con tan sólo un 9% de las incidencias, y los vehículos de motor, con un 7%.

Una vez más Asia…

Al igual que la gran mayoría de las ventas ilegales, los productos peligrosos también provienen mayoritariamente del continente asiático. China encabeza el ranking de exportaciones de bienes notificados dentro del sistema de alerta. En concreto, un 64% de estos tuvieron su origen allí en 2013.

Desde la UE señalan que esto se debe a la falta de información de los productores asiáticos sobre las normas de seguridad comunitarias. Un alto porcentaje teniendo en cuenta la colaboración bilateral que  la UE-28 mantiene con China con el objetivo de mejorar las comunicaciones en este sentido.

En segundo lugar se encuentran los bienes producidos dentro del propio mercado único, que acapararon hasta un 15% de las notificaciones de alerta en Rapex.