A los clientes de banca les ha gustado que Bankia retirara las comisiones a quienes tuvieran sus ingresos domiciliados en la entidad. En apenas un par de meses el banco ha conseguido captar más 19.000 nóminas, una cifra que respalda la apuesta de la firma por adaptarse a las necesidades de los usuarios.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, también ha destacado que se han contratado 80.000 nuevas tarjetas de crédito durante el primer trimestre del año. Este es otro de los efectos esperados por el banco: la eliminación de este tipo de cargos va a mejorar la fidelización de los clientes y su predisposición para contratar productos.

Según sus cálculos, bastaría con incrementar la vinculación de 300.000 clientes para que la retirada de las comisiones saliera a cuenta. Pero a corto plazo es una carga para la entidad.

Cuando presentó la iniciativa, el presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, anunció que esta medida les iba a costar 40 millones de euros al año. Así que en este primer trimestre Bankia podría haber ingresado 10 millones más. No le habrían venido nada mal al banco, dado que su beneficio neto ha bajado un 3,3% hasta los 237 millones de euros, aunque la comparación esté distorsionada porque en 2015 contaba todavía con el City National Bank of Florida (CNB), filial vendida el pasado mes de octubre.

Bankia ha dejado de ingresar 10 millones de euros en el primer trimestre por la retirada de las comisiones

“Es pronto para hablar de cuándo va a tener un efecto positivo esta inversión”, ha asegurado el consejero delegado de Bankia. “De aquí a 18 meses esto va a empezar a tener efectos positivos netos en la cuenta de resultados”, ha precisado.

Sevilla ha recordado que esta iniciativa no es una campaña comercial sino una apuesta a largo plazo. Además, el ejecutivo de Bankia ha revestido esta estrategia de cierta dimensión ética, ya que las comisiones redundan en la mala imagen del sector que tienen los consumidores.

“Los bancos tenemos que adecuar nuestro negocio a lo que nos piden los clientes. Me parece que cobrar comisiones que no aportan valor, comisiones por nada, es una mala estrategia a medio y largo plazo”, ha afirmado. No opinan lo mismo todos los competidores; de hecho, el Banco Santander defiende el fin del modelo de banca gratuita y el cobro de comisiones por los servicios prestados.

Tampoco ha demonizado las comisiones, ya que para algunos servicios que generan valor sí puede tener sentido que los bancos cobren; no así por administrar cuentas y realizar apuntes. “Eso, nos pongamos como nos pongamos, no tiene ningún sentido”, ha resumido.

En efecto, si a unos intereses a favor del cliente cada vez más estrechos hay que añadirles unas comisiones cada vez más altas, al consumidor le sale más a cuenta guardar su dinero en el colchón. Y cuando venga la inflación ya veremos.

No obstante, Sevilla ha abogado por abrir un debate en el sector sobre cómo repercutir en la concesión de créditos el coste que tiene para los bancos la captación de capital y el riesgo.

Hipotecas

En el mercado crediticio hay un tema que mosquea: ¿hay que pagar a los clientes que han pedido un préstamo por los tipos de interés negativos? El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, deslizó ayer que viene implícito en la naturaleza de los contratos que sean los deudores los que tengan que pagar a los acreedores, y no al revés, en el caso de que el euribor caiga tanto que desborde el diferencial de los bancos. Además, Torres afirmó que a los clientes mayoristas ya les están cobrando por sus depósitos.

“Tendremos que ver que pasa”, ha contestado José Sevilla desde Bankia, quien ha recordado que no existen precedentes de entornos de tipos de interés negativos, como los que se da en la actualidad, por lo que “los contratos no están adaptados ni prevén este tipo de situaciones”.

El directivo de esta entidad ha descartado modificar la redacción de sus contratos para dejar claro que los bancos en ningún caso pagarán a los clientes por sus hipotecas, mediante “cláusulas cero”.

En cualquier caso, ha matizado, “mucho tiene que caer” el euribor para que esta se convierta en una preocupación real para Bankia. Sevilla espera que los tipos se sitúen a lo largo del año en una horquilla de entre +5 y -5 puntos básicos, esto es, +0,05% y -0,05%. En conversaciones con los periodistas, el ejecutivo ha explicado que el diferencial medio de las hipotecas concedidas por Bankia se sitúa en torno a los 100 puntos básicos (un 1% de interés, añadido al euribor), así que aún quedaría mucho trecho por recorrer.

Foto: Efe