Hace unos años se estrenó el documental Hermanos y enemigos. Trata sobre la vida del mítico jugador croata de baloncesto Drazen Petrovic. Lo narraba su ‘hermano’ y ‘enemigo’ Vlade Divac (serbio). La relación entre las compañías chinas ZTE y Huawei no es tan belicosa, pero sus negocios chocan directamente en los mismos segmentos altamente competitivos.

Durante un encuentro con la prensa, la directora de Marketing de ZTE España, Jia Wei, ha manifestado que tienen una buena relación con Huawei, a los que alude cariñosamente con el apelativo de “primos”, debido a su origen chino como ellos, aunque reconoce que ahora son la única compañía con la que compiten en todos los segmentos en el negocio móvil, y eso les genera una dura pugna.

En estos momentos, con Nokia y Ericsson lejos de la fabricación de terminales móviles, en España, por ejemplo, solo han quedado ZTE y Huawei como únicas compañías que tienen negocio en toda la cadena de valor de la tecnología móvil. Es decir, ahora mismo son un actor relevante tanto en la fabricación de dispositivos como en el despliegue de redes para los operadores de telefonía.

Wei ha asegurado que no tienen una obsesión con llegar al volumen de ventas de Huawei en el área de producto, que en estos momentos se ha posicionado en segundo lugar por detrás de Samsung con una cuota de mercado del 22%, por un 31% de los coreanos, mientras que ZTE ronda en estos momentos el 5%. El objetivo, según la responsable de Marketing, es duplicar esa cifra cuando acabe el año, pero insiste que no se ha convertido en una obsesión, ni en presión añadida el ponerse a la altura de Huawei.

Sobre la estrategia de venta de la compañía, otro aspecto que diferencia a ZTE de Huawei es el número de dispositivos de gama alta que tiene en el mercado. Según Wei, ellos por el momento han elegido pelear con terminales de gama media en los que la relación calidad-precio sea lo principal. Asume que Huawei ha empezado a luchar en móviles más caros y que, por el momento, no entrarán en esa pelea.

En la parte de redes la situación es distinta. Aquí las cifras no están tan claras debido a que tienen relación con terceros, en este caso los operadores de telefonía. Pero Wei asegura que en esta parte cada uno tiene su porción del pastel, y el objetivo es seguir creciendo. Sobre todo porque la principal fuente de ingresos de la compañía, con casi un 80%, proviene de este segmento de negocio.

¿Hay enemistad o no?

“Somos primos”. Wei insiste en que no hay nada más allá de la tensión competitiva entre ZTE y Huawei. Asegura que, además, es importante el hecho de que sean los únicos en estos momentos que compiten en casi todas las áreas de la tecnología móvil.

Sea como sea, y pese a no ser una obsesión, desde ZTE España tiene muy bien marcada la estrategia a seguir para estar lo más cerca de Huawei. Por ejemplo, el equipo humano de la compañía sigue creciendo. Ahora mismo, entre sus oficinas de Madrid y Bilbao son más de 200 empleados, y por ejemplo aplican a nivel global el retorno en I+D de un 10% en inversión sobre ingresos.

Es decir, les preocupa mucho evolucionar como marca y seguir creciendo. Y es que, pese a no ser una obsesión, ZTE no quiere (ni puede) perder el paso. El mercado móvil está en un momento de crecimiento plano. Samsung seguirá siendo el principal actor de la industria, y el negocio de redes es muy exigente. 2016 será un año que determine su ambición empresarial en España.