International Consolidated Group (IAG), formado por British Airways (BA), Iberia, Vueling y Aer Lingus, ganó en el primer trimestre del año 104 millones de euros frente a una pérdidas de 26 millones del mismo período de 2015.

El beneficio antes de impuestos y partidas excepcionales del trimestre ascendió a 124 millones de euros frente a unas pérdidas de 37 millones de los mismo meses del año pasado, según los datos remitidos hoy por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los ingresos ascendieron a 5.078 millones de euros, lo que supone un incremento del 7,9 %, mientras que el beneficio operativo antes de partidas excepcionales se multiplicó por más de seis, al pasar de 25 millones de euros de hace un año a 155 millones. Excluyendo Aer Lingus, que fue adquirida en agosto de 2015, el beneficio de las operaciones del primer trimestre antes de partidas excepcionales fue de 181 millones de euros.

Para el consejero delegado del grupo, Willie Walsh, es “un buen resultado y muestra un sólido incremento en un trimestre que tradicionalmente es el más débil”.

Los ingresos de enero y febrero estuvieron en consonancia con la evolución observada en el cuarto trimestre de 2015, en tanto que durante marzo se vieron afectados por las fecha de Semana Santa y por los ataques terroristas de Bruselas, cuyos efectos seguirán notándose en el segundo trimestre, ha señalado. Los ingresos unitarios de pasaje descendieron un 4,7 % a tipos de cambio constantes, debido al descenso del yield (ingresos de pasaje/pasajeros-kilómetro transportados), parcialmente compensado con un aumento de los volúmenes.

Los yields de pasaje se redujeron por la presión sobre las tarifas en rutas relacionadas con el petróleo derivada de una caída del precio de los combustibles, y sobre las cuentas corporativas como consecuencia de la diferencia de fecha de las vacaciones de Semana Santa y la desaceleración de la demanda del mercado.

Los gastos de personal aumentaron un 9,1 %, y un 2,4 % excluyendo Aer Lingus, mientras que la productividad ha mejorado un 5,9 % y la evolución de los costes unitarios, excluyendo el combustible, continuó mejorando en todas las compañías del grupo. Los costes del combustible se redujeron un 14,3 %, registrándose una caída de los costes unitarios del 23,4 % por el descenso del precio medio del combustible neto de coberturas.

La evolución de los ingresos en el segundo trimestre sigue afectada por el impacto de los ataques terroristas de Bruselas, así como por cierta debilidad de la demanda ‘premium’ subyacente, por lo que IAG ha moderado sus planes de crecimiento de capacidad a corto plazo. El grupo espera también reducir sus costes unitarios subyacentes, excluyendo el combustible, para el conjunto del ejercicio, alrededor de un 1 %. En consecuencia, en 2016, IAG mantiene su expectativa de generar un incremento absoluto en el beneficio de las operaciones similar al registrado en 2015.

El efectivo se situó en 6.824 millones de euros a 31 de marzo de 2016, lo que supone un aumento de 968 millones de euros o un 16,5 % respecto al cierre del ejercicio pasado.

La deuda neta ajustada disminuyó en 246 millones de euros (un 2,9 % menos) hasta 8.264 millones, el ratio deuda neta ajustada/ebitdar se redujo en 0,1 puntos hasta 1,8 veces y el apalancamiento financiero ajustado se mantuvo en el 54 %.