Europa se acabó de volver loca cuando el Banco Central Europeo anunció que iba a pagar a las entidades financieras por tomar prestado de su hucha en lugar de cobrarles intereses. Lo que en principio parecía una receta extravagante para mantener la inflación se ha convertido en un mal negocio para los bancos, entre ellos BBVA.

Con un escenario de euribor negativo como el que se mantiene desde hace un par de meses, lo que muchos esperaban era que las hipotecas referenciadas a este indicador acabaran respondiendo a la lógica de mercado. En lugar de pagar, pensaban, los que han suscrito un préstamo basado en el euribor deberían cobrar.

Sí, y qué más, ha venido a contestar el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, quien ha asegurado que por la propia naturaleza de las hipotecas se sobreentiende que son los deudores los que tienen que pagar a los acreedores y no al revés.

“Que a uno le salga la hipoteca gratis. ¿Qué más puedes pedir?”, ha resumido Torres.

Carlos Torres: “Que a uno le salga la hipoteca gratis. ¿Qué más puedes pedir?”

Regalar dinero no, pero la hipoteca gratis sí podría estar cerca. Los bancos suelen marcar unos intereses para estos préstamos, de manera que los clientes pagan el euribor más un diferencial, un margen adicional que se queda cada entidad financiera porque, al fin y al cabo, su negocio es dar créditos. El problema actual es que si el euribor sigue bajando se podría llegar a comer el diferencial del que viven los bancos. Esto es, si el diferencial del banco es un 0,5% sobre el euribor y este índice cae hasta el -0,5%, el préstamo saldría gratis.

No obstante, Torres ha descartado que si el euribor se hunde más allá del importe del diferencial los bancos tengan que pagar intereses a los hipotecados.

“Lo que el contrato contempla es que haya pago de intereses del deudor al acreedor y no al revés”, ha explicado, al tiempo que ha asegurado que “en ningún caso el contrato por su naturaleza contemplaría que fuera el cliente el que recibiera el pago de intereses”.

En cualquier caso, ha matizado, los niveles actuales del euribor están aún lejos de acercarse a los de los diferenciales. “Todavía tenemos una distancia importante hasta que esto empiece a ser un problema”, ha resumido.

Cláusulas

BBVA está modificando sus hipotecas para aclarar esta interpretación, que el 0 es el mínimo, pero “en ningún caso” está introduciendo nuevas condiciones en los contratos. Desde la anulación de los suelos en las hipotecas por parte del Tribunal Supremo, la palabra cláusula está proscrita del diccionario de la banca.

Precisamente sobre las cláusulas suelo, el consejero delegado de BBVA ha evitado calcular el impacto que tendría una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que obligara a los bancos a devolver lo cobrado por cláusulas suelo desde 2009 y no desde 2013, como estableció el Tribunal Supremo.

BBVA acató esa sentencia de la máxima instancia española, un fallo que les perjudica “claramente”, según Torres, pero desde el banco dan este problema por “zanjado”. “Pensamos que es una sentencia conforme a Derecho y no prevemos que haya ningún cambio en esa posición”, ha subrayado el consejero delegado.

AUSBANC

Uno de los que llevó a BBVA ante los tribunales por las cláusulas suelo fue Ausbanc, asociación que junto con sus dirigentes protagoniza un caso judicial con acusaciones de extorsión, fraude procesal y organización criminal, entre otros delitos.

El consejero delegado de la entidad ha asegurado que en BBVA están “muy orgullosos” de la oposición que han mantenido desde hace “mucho tiempo” contra Ausbanc. En este sentido, el banco “en ningún momento” ha introducido publicidad en los medios de esta asociación, según Torres.

“Teníamos claro que no es una asociación de defensa de los consumidores”, ha destacado Carlos Torres.

Foto: Efe