Los grupos parlamentarios se hartan y reclaman el cese de Fernando Marti al frente al Consejo de Seguridad Nuclear por sortear el control de la Cámara y evitar dar explicaciones sobre gestión. El presidente del CSN ha improvisado un viaje esta semana para no comparecer en el Congreso.

Los partidos políticos se han hartado de los intentos del presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Fernando Marti Scharfhausen, de evitar dar la cara en el Congreso de los Diputados para dar cuenta de su gestión, en un momento en el que el organismo gestiona temas tan polémicos como la reapertura de la central de Garoña y para dar el visto bueno a la construcción del cementerio nuclear de Villar de Cañas (Cuenca).

Todos los grupos parlamentarios, con la única excepción del Partido Popular, han suscrito hoy mismo un escrito en el que instan al Gobierno a cesar al presidente del CSN, confirman a SABEMOS dos fuentes parlamentarias. La petición está respaldada por PSOE, Podemos, Ciudadanos, ERC, DyL, PNV y las formaciones del Grupo Mixto. Los partidos pretenden presentar el escrito hoy a la Mesa del Congreso.

Según la ley de creación del CSN, una mayoría de tres quintas partes de los miembros de la comisión de Industria del Congreso puede iniciar el proceso para instar el cese del presidente del supervisor. Con la suma de los grupos que respaldan el cese, esos tres quintos necesarios se alcanzan aún a falta del respaldo del PP.

En el escrito, al que ha tenido acceso SABEMOS, los diputados de todos los grupos denuncian que el presidente del CSN se ha negado a comparecer en la comisión de Industria para dar cuenta de su gestión, y se quejan de que no acude a la Cámara desde diciembre de 2014 “aunque la ley le obliga a mantener puntualmente informado al Congreso y al Senado”.

Y los partidos subrayan que la incomparecencia del jefe del supervisor se produce tras un año trufado de polémicas en la labor del CSN, como el proceso para la reapertura de la central de Garoña, la “opacidad” con que se ha gestionado el proyecto del almacén nuclear de Villar de Cañas, la rebaja de los criterios con que se mide la gravedad de los fallos de las centrales (que derivó en el cese de uno de los jefes de los técnicos del CSN que no respaldó la modificación del procedimiento) y otras cuestiones.

Un viaje improvisado para no ir al Congreso

Todos los grupos parlamentarios aprobaron por unanimidad (en este caso también con el apoyo del PP) pedir que el jefe del supervisor nuclear compareciera esta misma semana a la Cámara, pero Marti ha persistido  en su intento de eludir la obligación de dar explicaciones sobre su gestión al frente del supervisor.

Y para hacer del todo imposible la comparecencia, el presidente del CSN ha improvisado un viaje internacional y se marchó el pasado martes a Viena, a una reunión en la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) que hasta ahora no estaba prevista.

El jefe del regulador nuclear se ha venido escudando en los últimos días en que la primera fecha que tenía disponible para acudir al Congreso es el 5 de mayo, lo que hace imposible la comparecencia porque sería dos días después de la disolución de las Cortes para la convocatoria de nuevas elecciones. Ahora desde el CSN se ha enviado una nueva propuesta para comparecer y el presidente ha informado de su disponibilidad para acudir el 4 de mayo, también después de la disolución.

Fuentes oficiales del Consejo de Seguridad Nuclear consultadas por SABEMOS han preferido no hacer ningún comentario, y no confirman ni desmienten que el presidente del organismo haya optado finalmente por programar un viaje esta semana.

Pulso a las Cortes

La ponencia de relaciones entre el Congreso y el CSN –una suerte de subcomisión parlamentaria de la comisión de Industria de la Cámara Baja- envió un requerimiento al organismo exigiendo la comparecencia del presidente esta semana, proponiendo que lo hiciera el miércoles o el jueves. La petición fue apoyada por todos los grupos integrados en la ponencia, incluso también el Partido Popular.

Desde el CSN se viene insistiendo desde hace días en la imposibilidad de que Marti acuda a la comisión esta semana por “motivos de trabajo”. Sin embargo, el propio presidente del CSN comunicó el pasado de manera inesperada y sin ninguna explicación a los otros cuatro consejeros del organismo que el próximo pleno, previsto para el miércoles, se adelantaba finalmente al martes. Con el pleno ya celebrado, Marti ha iniciado su hasta ahora no previsto viaje a Viena.

Sin ir al Congreso desde 2014

Marti lleva sin pasar por la comisión de Industria del Congreso para dar cuenta de su gestión desde diciembre de 2014. Ese año compareció dos veces para explicar los informes de gestión del CSN correspondientes a 2013 y a 2012. Durante el año pasado no llegó a acudir a la Cámara Baja para explicar la gestión de 2014, alegando la mayoría de las veces viajes internacionales y así llegó hasta la disolución de las Cortes para la celebración de las elecciones del 20-D.

Si como parece más que probable se celebran nuevas elecciones generales el 26 de junio, y dado los plazos necesarios para constituir de nuevo la comisión de Industria de las nuevas Cortes, la esperada comparecencia del presidente del CSN no podría producirse previsiblemente hasta el próximo octubre o incluso noviembre, dos años después de la anterior, explican las mismas fuentes. Y lo haría para informar de su gestión en los años 2014 y 2015, así que las comparecencias anuales para rendir cuentas ante el Congreso se están convirtiendo en la práctica en bienales.

IMAGEN: El presidente del CSN, Fernando Marti. Flickr | Casa de América.