MásMóvil y los dueños de Pepephone han firmado un acuerdo para cerrar la compra del operador móvil virtual de lunares por 158 millones de euros, según ha comunicado la compañía mediante un Hecho Relevante al MAB.

Sin embargo esta operación tiene un calado mucho más amplio. La compra de Pepephone no se entiende si no es como una forma de conseguir que el mercado respalde con mayor firmeza la posible compra de Yoigo por parte de MásMóvil.

Si bien la compra de Yoigo por parte de Zegona avanza por buen camino, la compra de Pepephone no es si no un arriesgado movimiento “a la desesperada” por revertir la información. Como ya señalaba SABEMOS, MásMóvil no puede tener futuro en España si no es a través de la compra del cuarto operador móvil.

La compañía de Spenger no es la única que se ha interesado por Pepephone últimamente, el fondo de capital riesgo ProA Capital e incluso el propio Yoigo pusieron sus ojos en el operador con anterioridad.

Opinión: El asesinato de Pepephone

Con la compra de Pepephone, MásMóvil pasaría  a tener casi un millón de clientes en su cartera. Además se suma la reciente adquisición que hizo a Orange-Jazztel de parte de su red fija, con lo que ya dispone de acceso mediante fibra óptica a 720.000 hogares y a más de 18 millones de inmuebles a través de ADSL.

Lo que se lleva MásMóvil

Pepephone, OMV creado en 2007, ha experimentado en los últimos años un crecimiento significativo tanto en su base de clientes (+35%) como de ingresos (+40%), alcanzando al final del 2015 más de 460.000 clientes de móvil (más 35.000 clientes de banda ancha) y unos ingresos de 64 millones de euros.

Con una plantilla de 22 empleados, Pepephone obtuvo en 2015 un Ebitda de 13,1M€, representando un margen del 20% sobre ingresos. La base de clientes de Pepehone es de alta calidad, según MásMóvil, siendo más del 95% de los mismos clientes de contrato, y registrando una de las tasas de rotación de clientes más bajas de la industria, teniendo la marca Pepephone un elevado nivel de reconocimiento.