El precio antes de impuestos de la gasolina de 95 octanos que se comercializa en España es el tercero más caro de toda la Unión Europea, según los datos recabados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Sólo se sitúan por delante Malta y Dinamarca, con 0,569 y 0,470 euros el litro respectivamente, frente a los 46 céntimos que cuesta la gasolina en España antes de aplicarle los impuestos.

La cifra está bien por encima de la media europea, que acabó en 0,384 euros en marzo, pero también de lo que se pagó en la Eurozona, 39,4 céntimos el litro.

No obstante, el precio medio de venta al público observado por la CNMC en marzo fue de 1,116 euros el litro, por debajo de la media comunitaria de 1,232 euros y aún más abajo frente a la Eurozona y sus 1,254 euros. En este caso, España se queda en el puesto 17 de los 28 Estados que componen la Unión Europea.

Los precios más bajos de marzo antes de impuestos se registraron en Lleida, Barcelona y Valencia

Algo parecido sucede con el gasóleo: el español es el quinto más caro de Europa antes de impuestos, con un precio de 44,1 céntimos el litro. Sin embargo, el precio medio de venta es el vigésimo en la lista de 28, a razón de 0,979 euros el litro.

No obstante, existen diferencias regionales en los precios. La provincia con los carburantes más caros en marzo fue Baleares, seguida de Guipúzcoa y Pontevedra en el caso de la gasolina antes de impuestos y de Guipúzcoa y Vizcaya en el gasóleo antes de impuestos.

En cuanto al precio medio de venta al consumidor, Baleares también lideró la clasificación, seguida por las provincias gallegas. En el caso de la gasolina, el podio lo completaron Pontevedra y Orense, mientras que las dos siguientes provincias en la clasificación de precios del gasóleo fueron Orense y Lugo.

Los precios más bajos de marzo antes de impuestos se registraron en Lleida, Barcelona y Valencia. En la venta al público, los mejores precios se encontraron en Salamanca, Segovia y Soria.

Foto: Flickr – Eduardo Otubo