Las grandes constructoras amenazan con paralizar obras de la alta velocidad a Galicia y País Vasco porque no se les reconocen sobrecostes millonarios. La ministra de Fomento les avisa: “Nadie está por encima de la ley”.

La tensión venía alimentándose desde hace meses, e incluso años, pero se ha convertido en choque frontal en pleno impasse político y a las puertas de unas nuevas elecciones. Las constructoras amenazan con paralizar las obras del AVE a Galicia y País Vasco si no se les reconocen los sobrecostes que detectan en tramos ya licitados de las nuevas líneas. Pero el Gobierno pone pie en pared y parece dispuesto a no aceptar incrementos desorbitados de los presupuestos contratados.

Según ha adelantado el diario El Mundo, las grandes constructoras españolas tienen identificados siete tramos licitados –con un presupuesto conjunto de 500 millones de euros- en los que circunstancias sobrevenidas habrían incrementado los costes de construcción. Y se muestran dispuestas a paralizar las obras y amagan con iniciar los procedimientos de rescisión de las adjudicaciones.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha salido al paso de la amenaza –ahora hecha pública- y ha lanzado un aviso a las constructoras: “Nadie puede estar por encima de la ley”. Y es que desde el Gobierno en funciones se subraya que la regulación vigente impide modificar licitaciones cuando los sobrecostes alegados superen el 10% del importe pactado, y las cifras que estarían reclamando las compañías estarían por encima de esas cifras.

“La ley, la ley y toda la ley”, ha dicho la ministra. “La ley de contratos deja muy claro cómo actuar cuando hay cambios sustanciales o modificados en los proyectos. No podemos ir más allá de la ley, y la ley deja claro que los modificados no pueden superar el 10% del coste total de la obra”.

IMAGEN: Flickr | Marc.