La Administración Federal de Aviación (FAA) de EEUU ha ordenado la revisión urgente de los motores de General Electric (GE) que portan algunos 787 Dreamliners de Boeing por problemas por congelación, han informado los medios locales.

La FFA emitió el pasado viernes la orden después de un incidente ocurrido el pasado 29 de enero en relación con un 787 Dreamliner que volaba a 20.000 pies de altura (algo más de 6.000 metros). Según explicó este lunes a la cadena CNN el portavoz de aviación de GE Rick Kennedy, las aspas del ventilador de un motor se congelaron. Ese imprevisto provocó un roce con el compartimento que, a su vez, causó una “vibración del motor”, que dejó de funcionar el pleno vuelo. No obstante, el avión pudo aterrizar de forma segura con su segundo motor.

Si no se revisan los motores en cuestión para corregir ese defecto, la FFA advirtió de que el problema podría, en un momento dado, afectar a los “dos motores en vuelo”.

Ese riesgo representa un “asunto de seguridad urgente”, agregó el regulador estadounidense, que ha dado un mínimo de 150 días a las aerolíneas que en EEUU usan ese avión de Boeing para hacer la reparaciones oportunas.

La orden de la FAA afecta a 43 Dreamliners de aerolíneas estadounidenses, si bien otros países suelen seguir sus recomendaciones en cuestiones de seguridad. De acuerdo con la Administración Federal de Aviación, la orden puede tener implicaciones para 176 aviones 787 Dreamliners utilizados por 29 compañías aéreas en todo el mundo. En algunos casos, los aviones podrían quedarse en tierra, precisó la FAA.

El 787 es el primer avión comercial de gran tamaño construido con gran proporción de materiales compuestos (polímeros reforzados con fibra de carbono), lo que, unido a unos motores más eficientes, le confieren un reducido consumo de combustible y mayor rentabilidad.

En 2013, las aerolíneas ANA y Japan Airlines suspendieron temporalmente los servicios con el 787 Dreamliner después de que un vuelo de ANA hiciera un aterrizaje de emergencia por un problema con una batería que provocó olor a humo en la cabina de vuelo.