Son buenos días para los libros. El sector consiguió cifras esperanzadoras en 2015 con un crecimiento en torno al 3% y disfruta ahora de su día grande: el Día del Libro.

Según las estimaciones de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), la facturación de libros aumentó alrededor de un 3% el año pasado, una cifra superior al incremento registrado en 2014, que se quedó en el 0,6%. Así lo ha avanzado con motivo de la celebración del Día del Libro Antonio María Ávila, director ejecutivo de la FGEE, que presentará un análisis definitivo del sector a finales de este semestre. El sector que más ha crecido ha sido el del libro digital y el libro profesional ha registrado un mayor número de ventas debido a la mejor situación económica.

Sin embargo, no todo son historias felices. Ávila ha matizado que las pérdidas ocasionadas por la crisis aún no se han recuperado del todo, pues del 40% de las pérdidas del mercado solo se ha reconquistado aproximadamente un 20%. “Se ha recortado bastante, pero no hemos recuperado las cifras previas”, ha dicho el director de FGEE. Además, la recuperación no ha afectado igual a todos los sectores. Ávila ha señalado que la librería, el principal y primer canal de venta, “sigue pasándolo mal y sus pérdidas han sido mayores”.

Acerca del Plan Fomento Lectura, Antonio María Ávila valora de manera positiva que los partidos políticos hayan incluido en sus programas puntos relacionados con la promoción de la lectura y de las bibliotecas, pero lamenta que este hecho aún no haya tenido su reflejo en los presupuestos. Considera necesario poner el plan en marcha con más firmeza para superar la crisis de las bibliotecas, que según el directivo han estado “primero reducidas y luego congeladas”.  “El 80 por ciento de las personas que acuden a las bibliotecas quieren ver las novedades, que es justo lo que no tienen”, señala Ávila.

La piratería en el mundo del libro, la que más crece

Uno de los temas que más preocupan al director de la FGEE es la piratería. Los datos de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, presentados el 31 de marzo, apuntan a un aumento de la piratería en el sector del libro. Y es que la piratería de libros es la que más ha aumentado en los últimos años.

Las cifras no engañan. En 2015 se contabilizaron 390 millones de accesos ilegales a libros en Internet, con un valor de mercado de 3.131 millones de euros. De todos esos accesos, más del 45% se realizaron en contenidos con menos de un año de antigüedad, lo que supone tres puntos más que en 2014. 

Y es que la piratería parece seguir burlando las leyes. Ni la entrada en vigor en 2015 de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual ni las reformas de la Ley de Enjuiciamiento Civil y del Código Penal han evitado el aumento de la piratería de libros. Antonio María Ávila considera que la ausencia de sanciones administrativas es la causa principal de la falta de credibilidad de esta ley. Además, subraya que “el problema de piratería no es el dinero que se deje de perder, sino la modificación de los hábitos y la inhibición de la compra”. “Sin piratería es posible que la facturación fuera el doble de lo que es en estos momentos”, ha dicho el director ejecutivo de la FGEE.

Cultura en Madrid con ‘La Noche de los Libros’

La noche del 22 de abril de Madrid tiene algo especial. Llega la XI edición de ‘La Noche de los Libros‘. Y es que durante unas horas, los protagonistas de la capital son los libros. Librerías, bibliotecas, instituciones culturales y otros espacios de la Comunidad tienen programadas actividades en torno a la lectura.

'La Noche de los Libros' celebra este año su XI edición

‘La Noche de los Libros’ celebra este año su XI edición

Pero esta fiesta de la cultura con motivo del Día del Libro no solo se celebra la noche del 22, sino que se extiende a lo largo de todo el fin de semana. En total 194 librerías, 138 bibliotecas y 140 instituciones participan en esta nueva edición con más de 600 actividades repartidas por toda la región.

Entre lo más destacado se encuentra el Bulevar de la Noche de los Libros: el Paseo del Prado se transforma en un lugar donde leer, escuchar y escribir. Ojalá Cervantes, 400 años después de su muerte, pudiera levantar la cabeza para disfrutar de este festival en el que los libros son los protagonistas.