El gigante tecnológico se ha aliado con el consistorio madrileño y con la plataforma apps4citizens para desarrollar soluciones innovadoras contra el problema de la contaminación en la capital. A partir de este viernes se lanza a concurso público un contrato para la puesta en marcha de una aplicación móvil que responda al reto planteado y permita a los ciudadanos participar activamente en la mejora de la calidad del aire. Por el momento sólo se piden prototipos, pero se espera que tras la experimentación con los modelos estos puedan ser comercializados.

La alcaldía de Carmena mantiene su compromiso de plantar cara al problema de la contaminación medioambiental a poco más de un mes de cumplir su primer aniversario. Tras la puesta en marcha de múltiples medidas para mejorar la calidad del aire en Madrid -algunas de ellas muy impopulares -como la eventual reducción a 70 km/h del límite de velocidad en la M-30-, el consistorio madrileño ha buscado el apoyo del gigante Google para desarrollar una aplicación móvil que permita transformar los hábitos de los ciudadanos para construir una ciudad más limpia.

“Queremos convertir el problema de la contaminación en Madrid en un desafío. La lucha contra el cambio climático tiene que ver con las grandes ciudades, su trabajo en red y la participación ciudadana. Los retos colectivos hay que afrontarlos desde el punto de vista institucional, social y tecnológico, debemos compensar nuestra huella en la ciudad”, señalaba Inés Sabanés, concejal de Medio Ambiente y Movilidad, en la presentación del proyecto Go App! Madrid.

La iniciativa parte de dos grandes retos: por un lado, involucrar a la ciudadanía en la búsqueda de soluciones al problema de la contaminación atmosférica, y por otro, promocionar la marca Madrid como un referente en innovación y talento tecnológico.

“Queremos que la seña de identidad de Madrid sea la compra de innovación. En nuestra ciudad hay mucho talento y competitividad que debe ser impulsado. Las administraciones sólo acompañamos en este camino pero los verdaderos protagonistas son los emprendedores”, explicaba Luis Cueto, coordinador general de la alcaldía de Madrid.

Al acto de presentación no ha podido acudir la alcaldesa Manuela Carmena por “problemas de agenda”. Sin embargo, ha querido aprovechar el oportuno contexto para enviar un mensaje por videoconferencia a los allí presentes.

“Encuentro este proyecto como algo enormemente sugerente. Me parece apasionante que busquemos nuevas soluciones tecnológicas a este tipo de retos. Espero que sea todo un éxito”, señalaba Carmena en una abreve intervención.

Un proyecto disruptivo

Lo que sí han dejado claro desde el consistorio es que esta propuesta no se trata de una licitación pública al uso, sino que busca implementar una nueva forma de hacer e innovar en la solución de problemas.

“Vamos a ensayar otra manera de crear innovación. No se trata de un encargo, porque todavía no está definido el problema ni la solución, lo que se trata es de generar una nueva forma de innovación social abierta, colaborativa y cívica”, puntualizaba Antoni Gutiérrez-Rubí, director de apps4citizens.

“Puede ser que desde la administración estemos dando un paso al vacío con cierto riesgo al encargar cosas que no se sabe sin van a funcionar, pero creemos que hay que hacerlo”, añadía Luis Cueto.

En primer lugar, el objetivo del proyecto es elaborar un prototipo de App y probarlo en la capital, con la condición de que si la idea se comercializa posteriormente los royalties se dividan con el Ayuntamiento y se añada la marca Madrid en la denominación.

Desde este viernes queda oficialmente abierto el plazo de inscripción a la convocatoria de concurso público -ya son siete las empresas que han confirmado su intención de participar- y el proceso se alargará durante dos meses, hasta el día 22 de junio en el que se anunciarán los ganadores.

Con esta propuesta, el consistorio pretender motivar a las startups tecnológicas con el respaldo de un líder mundial en el sector como es Google,  además de promocionar la innovación y poner en primer plano a la ciudad.

“Creo que este proyecto es interesante para las empresas que quieran entrar directamente en el mercado y apuntalar su crecimiento posterior. Desde el Ayuntamiento queremos comprar la innovación e impulsar a los innovadores. Evidentemente, los contratos no serían en exclusiva”, añadía Cueto.

Durante el proceso, los equipos estarán mentorizados por apps4citizen y contarán con el apoyo del consistorio, que está dispuesto a suministrar toda la información que las empresas consideren necesaria.

“Manuela Carmena ya se ha comprometido a liberar los datos que necesiten los participantes. Si para ello es necesario acelerar los procesos de transparencia o abrir más canales de comunicación, pues mejor para todos. Es un proyecto de innovación técnico-social y a la vez una iniciativa educativa para enseñar a los ciudadanos como desde su ámbito individual se pueden proyectar soluciones a nivel global”, sentenciaba Antoni Gutiérrez-Rubí.

Las bicis robadas

Desde el Ayuntamiento han aprovechado la temática de la jornada para anunciar también otro proyecto más a largo plazo; la posibilidad de esponsorizar, con ayuda también de las entidades privadas, que todo el mundo convierta su bicicleta en eléctrica. La idea tiene como fundamento que Madrid es una ciudad en cuesta y quizás así serían más personas las que se animarían a utilizar este medio de transporte.

“Queremos favorecer a que Madrid convierta su parque de bicicletas en eléctricas para que los ciudadanos no sólo dependan del servicio de bicis concesionado del Ayuntamiento”, explicaba Luis Cueto.

El principal obstáculo que mantiene por el momento paralizado este proyecto es la alta tasa de robos registrados en este tipo de vehículos en la capital. Frente a esto, el departamento de Carmena vuelve a señalar a la innovación como la mejor forma de solucionar esta clase de problemas.

“Lo que no queremos favorecer es que las bicicletas sean más atractivas para el robo. Creemos que se puede implementar un desarrollo incipiente con mecanismos como baterías portátiles para que no puedan llevárselas o algo similar. Nuestro objetivo es avanzar en paralelo, favorecer de forma eficaz el uso de bicicletas en Madrid e implementar innovaciones y otros mecanismos de control y vigilancia”, añadía.