Banco Sabadell prevé seguir la tendencia del sector y ajustar su red de oficinas para adecuarla al auge de la digitalización de los servicios, si bien entiende que este redimensionamiento no tiene por qué implicar una reestructuración traumática de la plantilla.

El consejero delegado del Sabadell, Jaume Guardiola, ha explicado este viernes que la entidad ha llevado a cabo muchas integraciones que han supuesto ajustes de personal y cierre de oficinas, de ahí que actualmente el grupo tenga un buen nivel de eficiencia. No obstante, los consumidores usan cada vez más las nuevas tecnologías para realizar sus gestiones bancarias, de manera que pasan menos por las oficinas, lo que abre la puerta a cerrar o fusionar algunas de ellas.

“Teniendo en cuenta que el consumidor usa menos las oficinas vamos haciendo cierres, adaptándonos a la realidad, sin ajustes traumáticos, y esa es la tónica que vamos a seguir haciendo”, ha declarado Guardiola durante la presentación de los resultados del primer trimestre.

El directivo ha asegurado que el sistema financiero español va a tener cada vez un menor nivel de capilaridad de oficinas, de acuerdo con la evolución del comportamiento de los consumidores, lo que necesariamente va a tener consecuencias en el ámbito de los recursos humanos. “Es algo tendencial, lógico”, ha señalado Guardiola, que ha incidido en que este ajuste de la red comercial del Sabadell “se va a hacer de forma no traumática si no hay operaciones de integración”.

El grupo catalán suma ya 3,4 millones de clientes digitales, un 124 % más que hace tres años, y el 85 % de las transacciones que realizan sus usuarios se hacen por canales remotos. En este sentido, el banco ha dotado de 3.500 tabletas a sus gestores comerciales para que puedan atender a los clientes en sus casas o negocios.

Resultados positivos

La entidad ha presentado resultados y ganó 252 millones de euros durante el primer trimestre de este año, lo que supone un incremento del 44,3% respecto al mismo periodo de un año antes, impulsado por TSB. Sin considerar la entidad británica, el beneficio ascendió a 190,3 millones, un 9% más.

El margen de intereses ha crecido un 51,4% interanual y un 1,2% intertrimestral, hasta 973,9 millones, por el menor coste de los recursos tanto en depósitos como en el mercado de capitales, mientras que el margen bruto ha caído un 5,9% interanual hasta 1.567,5 millones, y el margen antes de dotaciones un 29,5% hasta 805,7 millones.

La ratio de capital ‘fully loaded’ se sitúa en el 11,8%, frente a las exigencias legales del 9,25%, y la ratio de morosidad cerró marzo en el 7,5%, frente al 11,68% de hace un año, mientras que las provisiones se han reducido un 52% hasta los 434,9 millones.