La economía española parece que se apaga cuando empezaba a notarse la celebrada recuperación, que aún estaba en pañales. Las previsiones de crecimiento para el año que ahora arranca se revisan a la baja; las estimaciones de déficit público se revisan también, pero al alza; y todos quieren ver en la incertidumbre política por la imposibilidad de formar Gobierno un elemento que ayuda al frenazo.

Pero mientras el conjunto de la economía amenaza con zozobrar y olvidarse de esa alegría que los más optimistas llevaban anticipando desde hace meses, el turismo se sigue confirmando en la única locomotora del país. Y mientras la economía se ralentiza, el turismo crece con aún más fuerza y se marca como objetivo mantener el ritmo durante todo el año.

El PIB turístico se dispara un 4,3% hasta marzo y crecerá un 3,8% en el conjunto de 2016, según Exceltur

El PIB turístico se apuntó un fortísimo crecimiento del 4,3% durante el primer trimestre de 2016, con lo que acumula dos años y medio consecutivos (son ya 10 trimestres seguidos) creciendo por encima de la cota del 3%, según los datos de la Alianza por la Excelencia Turística (Exceltur), un lobby que agrupa a una treintena de las mayores compañías turísticas que operan en España.

El sector, de hecho, no deja de acelerar (supera el ritmo del 3,9% al que crecía al cierre del pasado año), aupado por el récord de llegadas de turistas extranjeros y por la sostenida recuperación del consumo de los turistas españoles, a los que parece que eso del impasse político de momento no les afecta demasiado.

La afluencia de viajeros internacionales sigue marcando récords históricos. Y se ve cada vez más reforzada por la persistente inestabilidad en algunos destinos rivales del Mediterráneo. De hecho la evolución creciente de las llegadas de turistas en España va totalmente acompasada con la caída de los visitantes en Egipto, Túnez y Turquía. En el último año estos tres países han perdido 870.000 turistas, y en el mismo periodo España ha ganado 660.000.

La previsión para el conjunto del ejercicio que maneja Exceltur consolida al turismo como motor principal, o casi único, de la economía española. El lobby ha vuelto a revisar al alza su estimación para 2016 y ahora prevé que el PIB turístico crezca un 3,8% en el conjunto del año, frente a la ralentización del PIB general español, que el Banco de España sitúa ya en el 2,7% al cierre de 2016. Con ello, éste se convertiría en el sexto año consecutivo en que el turismo registra un mejor comportamiento que el conjunto de la economía nacional.

Sin embargo, se mantiene uno de los grandes problemas del sector. Y es que en pleno boom de llegadas continúa ahondándose la caída de lo que gasta cada uno de los turistas internacionales que viene a España. Vienen más, gastan menos. En lo que va de año, el ingreso por turista habría registrado un descenso del 7,8%, y acumula ya 34 meses consecutivos de caídas.

IMAGEN: Flickr | Aníbal de la Torre.