BBVA tiene una visión particular acerca de la red de sucursales. “La oficina es y seguirá siendo un punto clave de relación con nuestros clientes. Pero lo que no tiene sentido es forzar a nuestros clientes a ir a la oficina”, ha afirmado el consejero delegado de la entidad, Carlos Torres.

Durante su intervención en el XXIII Encuentro del Sector Financiero organizado por Deloitte, ST Sociedad de Tasación y el diario ABC, Torres ha asegurado que el principal objetivo de BBVA es aportar servicios “más claros y sencillos”, para lo que consideran fundamental la operación de los clientes a través del canal digital.

En España, las ventas digitales del banco sobre el total han pasado del 9% al 19% en el transcurso del año 2015, aunque la proporción se sitúa a estas alturas de año alrededor del 25%, según Torres.

Como parte del refuerzo del ecosistema digital que está llevando a cabo, el consejero delegado ha recordado que BBVA dispone de programas de incubación interna pero también están invirtiendo en empresas del sector fintech, como la estadounidense Simple.

Todo porque el cambio en el comportamiento de los clientes ya está aquí. De acuerdo con un estudio mencionado por el director ejecutivo de Medios de CaixaBank, Jordi Fontanals, los millennials prefieren ir al dentista antes que a la oficina del banco.

CaixaBank ha aumentado un 31% su base de clientes desde 2007

Pese a estos nuevos hábitos, en CaixaBank creen que la red de distribución física sigue siendo muy importante. Con más de 5.000 sucursales, prácticamente el mismo número que en 2007, la entidad ha conseguido aumentar un 31% su base de clientes.

“El objetivo es que la red sea más eficiente y más competitiva”, ha recalcado el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. “Queremos seguir contando con una red que evolucione”.

En este sentido, Gortázar ha avanzado que la marca espera contar con 200 sucursales “Store”, de asesoramiento y orientación al cliente, para finales del año 2017. A cierre de 2015 el total se situaba en 14 oficinas.

CaixaBank va a continuar con su apuesta por mantener las sucursales bancarias también en los municipios pequeños; de hecho, la entidad mantiene oficinas abiertas en el 93% de los núcleos con menos de 5.000 habitantes.

“Durante la crisis no hemos abandonado poblaciones y no vamos a abandonar poblaciones”, ha indicado. “No hay nada peor que la exclusión financiera. Estamos prestando un servicio a la sociedad muy importante”, ha completado.

Actuación frente a los desahucios

Como parte también de la sensibilidad social de la entidad, Gortázar ha defendido el comportamiento de CaixaBank frente a los problemas de desahucios que se han vivido durante la crisis.

El consejero delegado del banco catalán ha asegurado que han aceptado 21.000 daciones en pago durante la crisis y que en 2 terceras partes de éstas, el deudor se ha quedado con la vivienda con una subvención de la Fundación La Caixa para pagar el alquiler.

“Tenemos 23.000 viviendas en alquiler social y solidario”, ha subrayado, al tiempo que ha precisado que la mitad de ellas cuentan con una ayuda de la fundación.

Foto: Flickr – Nacho