“No tenemos miedo ni a las encuestas ni a que la gente vote”. Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, fue el encargado de difundir este lunes los resultados de la consulta realizada a las bases de la formación. Como se preveía, los afiliados respaldaron masivamente la posición de Pablo Iglesias y se manifestaron contrarios al pacto Sánchez-Rivera (88,23% de ‘noes’) y partidarios del Gobierno a la valenciana (91,79% de ‘síes’). A una semana de la última ronda de audiencias del Rey y a dos de que las Cortes se disuelvan, Podemos blinda su posición y deja claro al PSOE que no hay posibilidad alguna de avalar su acuerdo con Ciudadanos. O renuncia a él -Sánchez ha empeñado su palabra en que jamás hará tal cosa- o busca al PP o habrá elecciones en junio.

Este último es el escenario asumido por todos desde que fracasó el intento de negociación PSOE-Ciudadanos-Podemos. Tan es así que el referéndum interno de Iglesias ha sido leído por el resto de partidos como una maniobra del líder emergente para ganar legitimidad y afrontar en mejor posición la próxima campaña. Así lo indica también el modo en que la formación morada ha vendido su consulta.

El partido de Pablo Iglesias presume de movilizar a más fieles que el PSOE en sus procesos internos

El buen dato de participación (casi 150.000 votantes, el 38% de su censo total y el 73% de los inscritos activos) fue puesto en contraste con el del referéndum del PSOE, que en febrero también pidió a sus militantes opinión sobre el entendimiento con Ciudadanos. “Los 149.444 participantes han superado las 112.070 personas que votaron durante el proceso de elección de documentos en la Asamblea Ciudadana de Vistalegre [nacimiento de Podemos como partido] y las 96.062 votantes que acudieron a la llamada del PSOE”, presumió la organización en su nota de prensa. Sacaba pecho así de tener más gente detrás de su proyecto que Sánchez, una vuelta de tuerca más en la competición por la hegemonía de la izquierda.

Iglesias, además, retó a los socialistas a hacer lo mismo que él y someter a veredicto de los militantes del PSOE la propuesta de Podemos de conformar un Gobierno de izquierdas que necesariamente necesitaría el aval del independentismo. Un argumento que también esgrimió la diputada Irene Montero con declaraciones de claro tinte electoralista. Montero destacó el “profundo orgullo” de haber movilizado a 150.000 personas y aseguró que su voluntad es “el mandato” que el partido defenderá hasta el final y solo una “reflexión” de Sánchez puede evitar una “segunda vuelta” de las generales. ¿Cabe esperar tal cosa? “Soy pesimista porque lo que nos ha transmitido siempre el Partido Socialista es que no va a abandonar ese acuerdo [con C’s]”.

Descontado el apoyo de las bases a su dirección, el objetivo de Iglesias con este proceso era más bien lograr una participación masiva que desacreditara el discurso socialista -a saber, que Podemos está traicionando a sus votantes y se encuentra dividido por la actitud de su líder-. El éxito de la formación morada es incuestionable, ya que ha logrado movilizar a más gente que nunca en una consulta así, entre ellos 35.000 inscritos que llevaban más de un año sin acceder al portal de participación.

Iglesias sabe de la importancia de activar a sus bases ante la inminente cita electoral. La consulta contribuye a ello, como también la cada vez más completa actividad que desarrollan las Moradas -sedes sociales que Podemos ha abierto por toda España- o el contacto directo con los círculos que el secretario general inició recientemente en Barcelona. Tras ese viaje, aseguró que se recorrería España junto a Echenique y este viernes realizarán otra parada en Navarra.

Movimientos en las confluencias

Igualmente, ayudará a despertar a las bases de la confluencia gallega (3.475 inscritos) la consulta interna que va a realizar esta semana. Es idéntica a la de Podemos, pero se realiza de forma independiente para visualizar la autonomía de esta candidatura, que integró a miembros de diferentes fuerzas y movimientos, además de la morada. En Marea planteará cuestiones similares a sus inscritos en un proceso cuyos resultados se conocerán el sábado.

Los socialistas asumen que se avecina un periodo preelectoral de batalla sin cuartel frente a Podemos

Además de activar a la militancia, con estas maniobras se llena la agenda los días previos a la última ronda de consultas del Rey, que se asoma como intrascendente. Lo dijo el presidente del Congreso ayer: “Nadie se está reuniendo con nadie. (…) [El mandato de los electores] también era que negociáramos y pactáramos”.

Y es que ni tan siquiera hay atisbo de que los partidos vayan a hacer un último esfuerzo por escenificar diligencia. Ciudadanos se movió ayer algo y aceptó una reunión de líderes Rivera-Sánchez-Rajoy, algo que hasta ahora rechazaba porque a su juicio son más productivos los encuentros de equipos negociadores. Pero tampoco esta vía puede abrirse mientras el PP siga negándose a tratar nada que implique dejar La Moncloa -su líder no llamará al socialista si ni percibe antes algún “gesto” de complicidad, dijo Martínez-Maíllo- y el PSOE descartando un pacto con Rajoy.

Ferraz da por hechos los comicios, pero en público mantiene que jamás se va “a resignar”. “La pelota está en el tejado de otros”, sostuvo el portavoz Antonio Hernando en referencia a Podemos. Sobre la consulta de este partido, indicó que lo importante es que “el 100% de los votantes de Podemos no quiere a Mariano Rajoy al frente del Gobierno de España” e Iglesias debería atenderlo.

Además de estas declaraciones, multitud de gestos reflejaron en el inicio de la última semana para alcanzar un acuerdo que todo el mundo se mueve en clave electoral. Ciudadanos defendió una campaña online negativa contra el presidente del Gobierno -lo tilda de “Mariano Rajao”- y la confluencia catalana, En Comú Podem, volvió a poner sobre la mesa el referéndum soberanista concretando las preguntas que podrían hacerse a la ciudadanía de esa región.

La confluencia catalana concreta su propuesta de referéndum y ofrece dos posibles preguntas

¿Está de acuerdo en que Cataluña sea un Estado independiente de acuerdo con los procedimientos legales pertinentes? y ¿Está de acuerdo en que Cataluña sea un Estado independiente mediante la correspondiente reforma de la Constitución? son las alternativas planteadas por el movimiento que lidera Xavier Domènech. Desde CDC lo tacharon de “electoralista” y lo vieron fruto de que “Podemos se ve lanzado a otras elecciones más que a otra cosa”.

Mientras tanto, PSOE y C’s van cocinando un pacto para desbancar al PP en Granada -el alcalde, imputado, dimitió ayer, pero los de Rivera se siguen inclinando por la moción de censura- y el Congreso celebra hoy un nuevo Pleno que resultará intrascendente sin investidura. En el orden del día, el debate sobre una proposición de ley de ERC que aboga por que la edad mínima para votar se rebaje a los 16 años. PSOE y Podemos han anunciado su apoyo, algo que sin duda volverá a ser utilizado por Iglesias para argumentar que el Gobierno de izquierdas es posible y solo el inquebrantable pacto Sánchez-Rivera impide que se articule.