El departamento de análisis del gran azul del sector financiero español prevé que la subida de los precios del ladrillo se mantenga en 2016. De hecho, la recuperación en el mercado inmobiliario va a conllevar un aumento de la actividad en la construcción, con una venta estimada de 440.000 viviendas a lo largo de este año, lo que supone un incremento del 10%.

El número de visados para la construcción de viviendas acabó en casi 50.000 unidades en 2015 y se prevé que el número se incremente en un 30% este año, así que se confirma que el apetito constructor se ha despertado como consecuencia de la reactivación de la demanda.

“Hay mercados donde la vivienda nueva ya comienza a escasear”, ha alertado BBVA Research en su informe sobre el sector inmobiliario. “De hecho en algunas regiones como Madrid, Cantabria o Extremadura la sobreoferta ha dejado de ser un problema para el mercado ya que su nivel se encuentra por debajo del stock friccional (estimado entre el 1% 1,5% del parque residencial), que es el volumen de viviendas necesario para que el mercado funcione correctamente”.

Para el banco presidido por Francisco González, el año 2015 ha supuesto la confirmación de la buena marcha del mercado inmobiliario, que “ha dejado atrás su suelo para iniciar un nuevo periodo de estabilización”. No obstante, el sector se está comportando de una manera heterogénea, con los principales núcleos de población (grandes capitales) y el litoral mediterráneo tirando de los precios hacia arriba.

Hay varios factores que han ayudado al mercado inmobiliario en el último ejercicio, a nivel macroeconómico.

La economía y la vivienda

El crecimiento del PIB en 2015 ha traído de la mano de una reactivación empresarial y también una mejora en la remuneración de los asalariados en nuevos puestos de trabajo. Además, la reducción del número de desempleados han aumentado la capacidad adquisitiva de los consumidores; muchos de ellos pueden volver a plantearse la compra de una vivienda.

Pero la recuperación del ladrillo no está basada tan sólo en el optimismo de los datos macroeconómicos. Uno de los principales requisitos para que se vendan casas, la financiación, también está de cara.

La política monetaria de tipos de interés al 0% con la que el Banco Central Europeo intenta estimular el crédito y la inflación han supuesto una alegría para los compradores de viviendas. El Euribor a 12 meses, el indicador de referencia para calcular las hipotecas, cerró el pasado marzo al -0,012%, ha indicado BBVA Research; este es el mejor momento para la financiación de los hogares de los consumidores.

Los tipos de interés al 0% benefician al comprador de vivienda

Tanto es así que el pasado enero la firma de hipotecas creció un 4,1% con respecto al mes anterior, de acuerdo con los datos del estudio. Mientras, 2015 se cerró con un 25,8% de hipotecas nuevas más que en el ejercicio anterior.

Sin embargo, algunos factores pueden ralentizar la consolidación del crecimiento en el ladrillo español.

La economía global arrastra serias dudas desde el año pasado, lo que puede repercutir en España. Además, la situación doméstica de inestabilidad en el terreno político “podrían estar condicionando las decisiones de inversión”, indica el departamento de análisis de mercados del banco.

“Parece que las incertidumbres se están traduciendo en un mercado inmobiliario más errático y en la medida que éstas se prolonguen, el mercado continuará mostrando cierta volatilidad”, ha advertido BBVA Research.