Bolsas y Mercados Españoles (BME), a través de su filial Visual Trader, ha llegado a un acuerdo con el proveedor internacional de Ethernet, BSO Network Solutions, para minimizar los tiempos de espera y ampliar sus negociaciones con las instituciones ya conectadas a dicha plataforma. El nuevo socio del holding español cuenta con destacados servicios en Norteamérica y Europa, aunque su verdadero valor añadido son sus conexiones con Asia y Oriente Medio.

El acuerdo colaborativo supone un paso de gigante para el parqué nacional de cara a incrementar su participación en mercados clave como Singapur, Bombay, Tokio, Shanghái, Dubái o Estambul. Además, las operaciones con estos interlocutores será prácticamente a tiempo real, gracias a la plataforma DMA multimiembro que permite negociar con cualquiera de los destinatarios españoles con una conexión de gran velocidad.

“Siempre buscamos nuevas vías para mejorar la visibilidad y la liquidez del mercado de valores español. BSO tiene el atractivo de ofrecer una baja latencia y amplios conocimientos en Asia y Oriente Medio”, señalaba José Parga, director general de Visual Trader.

Ni un paso en falso

La parqué español no atraviesa su mejor momento, lo que supone una oportunidad para dejar correr la imaginación y firmar acuerdos como el citado arriba. Los últimos datos del mes de marzo dejan poco lugar al optimismo y reflejan una necesidad imperiosa de crecimiento, aunque sea fuera de casa.

En el acumulado hasta marzo, la Bolsa española negoció en Renta Variable un volumen efectivo de 197.404 millones de euros, un 24% inferior al mismo período del pasado año, dentro de un entorno global de bajos volúmenes de negocio y menor actividad por la Semana Santa.

No ocurre lo mismo con los Futuros, que sí han logrado mantenerse a pesar de la tendencia a la baja. En el primer trimestre del año se negociaron 1.920.556 contratos de Futuro IBEX 35 y 897.166 contratos de Futuro IBEX Mini, lo que supone un incremento del 3% y el 5% respecto a los volúmenes registrados en el mismo trimestre del año anterior.

Otro dato bastante revelador es que las empresas continúan engordando su deuda. Las admisiones a negociación de nuevas emisiones registradas en marzo alcanzaron un volumen de 26.450 millones de euros, con un incremento del 40,1% respecto al mismo mes de 2015. Esta cifra se eleva a 52.822 millones de euros en el período enero-marzo, con una disminución del 7,1% sobre el primer trimestre del pasado año.