El pleno del Parlamento Europeo ha dado este jueves luz verde a la creación de un registro europeo de datos de los pasajeros de transporte aéreo (PNR, por sus siglas en inglés), una medida aplazada durante años por las dudas que plantea sobre la privacidad de los pasajeros, pero que finalmente se ha desbloqueado por la presión de los gobiernos para contar con ella en la lucha contra el terrorismo yihadista.

Esta medida obligará a las compañías aéreas a entregar a las autoridades nacionales los datos de los pasajeros de sus rutas a terceros países con salida o llegada desde un Estado miembro, pero no la de los vuelos intracomunitarios.

Tras los atentados del último año en París y Bruselas, Francia y otros países habían elevado la presión sobre los eurodiputados para que desbloquearan este instrumento, alegando que es una herramienta fundamental para detectar la entrada de terroristas formados en Siria e Irak y que regresan a Europa para atentar.

Los detractores de este registro, sin embargo, rechazan este argumento y recuerdan que los terroristas implicados en los atentados de noviembre en París y de marzo en Bruselas tienen en su mayoría nacionalidad francesa o belga y se movieron por varios países de la UE en coche.

Con todo, la norma deja la puerta abierta a que los Estados miembros amplíen a los vuelos intracomunitarios, siempre que se notifique previamente a la Comisión Europea. Los países también podrán recoger y procesar los datos PNR en posesión de agencias de viajes y touroperadores, ya que también gestionan billetes de avión para sus clientes.

Los eurodiputados han decidido la creación del PNR con 461 votos a favor, 179 en contra y 9 abstenciones.