HTC acaba de presentar su nuevo smartphone, el HTC 10, todo un terminal de gama alta con el que la compañía tratará de plantar cara a los últimos lanzamientos de Apple, Samsung, Huawei y compañía en el mercado de los teléfonos móviles.

El HTC 10 no se parece al iPhone. Si con el One A9, resultaba inevitable hacer referencia al smartphone de Apple cada vez que se hablaba del terminal, con el HTC 10 esto no ocurre. El nuevo buque insignia de la compañía taiwanesa se olvida en esta ocasión del apellido One y se presenta con un cuerpo de metal con los bordes ligeramente redondeados, una pantalla de 5,2 pulgadas, una batería de 3.000 mAh, Android 6.0 Marshmallow y una cámara de 12 megapíxeles que promete muy buenos resultados.

Es un teléfono resistente que no solo está preparado para aguantar golpes y arañazos, sino también temperaturas extremas que pueden ir de entre los -20 oC  a los 60 oC, según señalan desde HTC.

La cámara, que cada vez cuenta con más protagonismo en el mundo de los smartphones, es de 12 Mpx, la trasera, y 5 Mpx, la delantera. Ambas cuentan con estabilizador óptico y lentes f/1,8, con enfoque automático por láser en la cámara principal y una lente de gran angular y flash en la cámara frontal, que permiten obtener buenas imágenes incluso en situaciones con poca luz.

Donde también destaca el HTC 10 en el apartado de audio, pues se ha convertido en el primer equipo estéreo del mundo de 24 bits de grabación de sonido Hi-Res.

HTC también apuesta por el escáner de huella dactilar, algo que ya viene siendo habitual en los teminales de alta gama, así como por la función de carga rápida, que permitiría alcanzar un 50% de la batería en tan solo 30 minutos.

El HTC 10 cuenta con el último procesador Qualcomm Snapdragon 820 con 4G.

Será a partir de mayo cuando este dispositivo esté disponible en hasta 3 colores: negro, plata y dorado. ¿Su precio? Rondará los 799 euros.