Tienen los precios más competitivos del mercado porque no emplean intermediarios y su mayor preocupación es cuidar hasta el último detalle las exigencias del cliente.Moon Diamonds se instala en la milla de oro madrileña para poner en nuestras manos 20 años de experiencia en producción de diamantes. Descubrimos que estas codiciadas piedras no son únicamente el mejor amigo de una chica, como decía Marilyn Monroe. También lo son de los inversores.

Moon Diamonds

“Invertir en diamantes es una apuesta segura, no estamos hablando de simples joyas, se trata de un negocio cuyo valor cotiza en bolsa”, explica Carlos Luna, socio la que es ya una de las mayores firmas de importación y exportación de diamantes del mundo. Moon Diamonds produce piezas ad hoc y vende a precio de la Bolsa de Amberes. Esta casa de ‘alta costura’ joyera está detrás de muchas de las transacciones de diamantes más importantes que se han realizado en España en los últimos años. Tan sólo en sus boutiques de Marbella y Córdoba se han vendido algunas de las piezas de diamantes más valiosas del mercado. Desde su recién inaugurada tienda de Madrid, la primera en España, nos desvelan todo lo hay que tener en cuenta a la hora de comprar un brillante.

La ley de las cuatro ‘ces’

– Cut: Mide las proporciones; a mejor proporción en sus medidas más valor.

Carat: Es relativo al peso y se mide en quilates/ct; a mayor peso más valor y unicidad.

Color: Cuanto más blanco sea un diamante, más caro será.

Clarity: Es la pureza, determina la ausencia o presencia de defectos o marcas internas; cuanto más puro y limpio es un diamante, más brillo y luz refleja, por lo que es más escaso y valioso.

“El cliente no elige sólo la inversión sino también un modelo único. Se puede comprar un diamante así desde 500 €”, añade el experto. Porque todo afecta al resultado final de la joya perfecta. Desde su extracción, el tallado y pulido, hasta su certificación.

A la hora de invertir hay varios caminos. Si compramos directamente las gemas, siempre será mejor hacerlo a través de un tratante de brillantes como Moon Diamonds, pues en las joyerías pueden llegar incluso a doblar su valor. Para jugar a la revalorización de los diamantes en los mercados hay que tener en cuenta el fondo cotizado ETF, que se centra en la inversión en diamantes, así como el PureFunds ISE Diamond/Gemstone y otras iniciativas que respaldan el diamante físico. Por último, otra opción a valorar por cualquiera que quiera beneficiarse del potencial de esta piedra preciosa es tantear a las mineras y empresas del sector en bolsa. Londres, Canadá o Rusia son algunas de las ciudades con más compañías que cotizan.