La venta del negocio eólico de Acciona a la empresa de renovables alemana Nordex es una operación que podría ser replicada en breve por la también germana Siemens, que está interesada en la adquisición de Gamesa.

Una fusión empresarial puede ser anecdótica. Dos son casi una tendencia. Pero si una de ellas ha sido el referente de la industria sucede algo sintomático.

Los últimos años han sido complicados para el sector renovable, especialmente desde el hachazo que le dio el actual ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, tal y como se quejan las patronales del sector. Los recortes en las subvenciones a la generación de este tipo de energía mermaron la rentabilidad de las empresas y supusieron un duro golpe a la línea de flotación de todo el sector.

“Con la conclusión del sistema de subsidios para las renovables en Españabastantes compañías especializadas en el subsector eólico se fueron a la quiebra o prácticamente no están ganando dinero”, corrobora en declaraciones a SABEMOS la analista de mercados de ING Research, Nadège Tillier. “Por lo tanto, estas empresas se convierten en una presa para los compradores, especialmente si los activos pueden ser adquiridos a buen precio. Con la reestructuración de la compañía, los compradores esperan unas buenas ganancias”, añade.

Hay dos movimientos que confirman esta tendencia: la compra del negocio eólico de Acciona por parte de Nordex y la adquisición de Gamesa por parte de Siemens, aunque esta última todavía no se ha consumado. Dos empresas alemanas que saltan sobre compañías españolas.

La operación de venta de Acciona Windpower a Nordex está valorada en 785 millones de euros

El sector eólico español está en venta, y Alemania ha acudido a la llamada. La primera gran operación que ha vivido la industria en lo que llevamos de año ha sido la venta de la división eólica de Acciona, Windpower, a la empresa germana Nordex. Este movimiento está valorado en 785 millones de eurosy genera una empresa que será propiedad de Acciona en un 29%. De acuerdo con las cifras de negocio del año pasado, la compañía tendrá un nivel de ingresos de 3.400 millones de euros y una plantilla de 4.800 empleados.

En la nota distribuida a los medios Acciona afirma que Windpower y Nordex son “complementarios”, tanto en tecnología como en países en los que operan. Mientras la división eólica de la constructora cuenta con una posición consolidada en el continente americano, la empresa alemana es más fuerte en Europa.

También parecen haber encontrado una cierta complementariedad la española Gamesa y la teutona Siemens. El gigante alemán estaría interesado en comprar al fabricante de aerogeneradores pionero en España, aunque hay problemas para completar la operación.

Gamesa tiene a medias con el ente público francés Areva una empresa eólica que se llama Adwen y que es el último escollo que tiene que salvar la española para completar su venta. De acuerdo con las informaciones que se manejan, Siemens y Gamesa habrían ofrecido a la empresa estatal que se compre la totalidad de Adwen o que venda el 100% a la sociedad resultante.

Estas compras no son necesariamente dramáticas. “Lo importante es que las fábricas se mantengan en España y para eso el Gobierno debe apoyar a la industria. Y la industria se quedará en el país siempre que haya una cierta actividad doméstica: en 2014 y 2015, se vio obligada a exportar el 100% de su fabricación en España, ya que en esos dos años sólo se han instalado 27 MW eólicos en el país”, matizan fuentes de la patronal sectorial, la Asociación Empresarial Eólica (AEE). No obstante, es un hecho que hay razones para irse de compras en la industria eólica española.

Motivos para comprarCon esta integración parece que Siemens quiere aprovechar la presencia internacional de Gamesa, especialmente en Latinoamérica, explica Nadège Tillier. “Como algunas compañías renovables españolas comenzaron más bien pronto en el sector y se expandieron más allá de sus fronteras resultan interesantes para comprar, con la intención de poner un pie en ciertos mercados -como Latinoamérica- e incrementar las cuotas de mercado”, diagnostica esta analista.

Si se completa, esta operación sería la segunda que se produce en la misma dirección, desde Alemania hacia España. Esto demuestra, en primer lugar, el éxito de la industria eólica española, que ha sido capaz de desarrollar una actividad capaz de seducir a competidores de todo el mundo. Pero en segundo lugar también podría denotar cierta debilidad del sector, incapaz de mantenerse por libre, y confirmar la fortaleza alemana.

Según Nadège Tieller, las empresas compradoras buscan aprovechar la presencia internacional de las compañías españolas

Sin embargo, Tieller descarta hablar de un fenómeno específico entre Alemania y España: en el mercado renovable hay muchos movimientos como este, de ventas de activos, “en los que están involucradas todo tipo de compañías de diferentes nacionalidades”.

“No parece muy lógico que haya compañías internacionales que estén comprando renovables españolas, especialmente porque el mercado ya no es muy atractivo desde que las ayudas se pararon hace más de 2 años en España. Alemania es mucho más atractiva, incluso pese al hecho de que las subvenciones también se están reduciendo gradualmente”, afirma la analista de ING Research.

En general, plantean desde la AEE, la industria se está desplazando hacia mercados emergentes y hacia otros campos de actividad como la eólica offshore, en el mar. “Los fabricantes de aerogeneradores se enfrentan a la necesidad de ganar dimensión y diversificarse geográficamente, así como de acometer grandes inversiones en I+D. Y el tamaño ayuda”, resumen las fuentes consultadas.

La colonización, pues, no es una cuestión entre Alemania y España sino que tiene mucho más que ver con el área de influencia de las eólicas españolas. Parece que el mercado reconoce como acertada la apuesta de las empresas nacionales por Latinoamérica.

Foto: Flickr – Diego Correa