La entidad financiera vuelve a patrocinar el evento literario tras dos años de parón. Los Ofibuses de Bankia estarán disponibles para todo aquel que quiera operar dentro del recinto.

Cual ave Fénix, Bankia ha resurgido de sus cenizas y está dispuesta a mostrar su nueva imagen de cara al público. Para esta hazaña, la entidad financiera ha escogido un evento al que está tradicionalmente vinculado; la Feria del Libro de Madrid, que tendrá lugar el próximo 27 de mayo en los Jardines del Buen Retiro.

Después de dos años al margen del evento –en los que Banco Sabadell fue el encargado de tomar el relevo-, Bankia recupera el patrocinio de la Feria tras llegar a un acuerdo con la Asociación de Empresarios del Comercio del Libro.

Su tarea consistirá en proveer al evento de los clásicos Ofibuses, que permitirán a los usuarios realizar sus operaciones bancarias habituales sin tener que salir del recinto. El objetivo será facilitar tanto a los expositores como a los visitantes la disposición de efectivo en todo momento.

Además, los miembros de la citada asociación podrán acceder a productos financieros de Bankia en condiciones ventajosas, especialmente a la contratación de seguros para actividades profesionales y TPVs.

Lavado de cara

El abandono del patrocinio de Bankia en la Feria del Libro coincidió con varios escándalos que afectaron a la entidad y que generaron la renovación de su directiva. Ahora que el banco vuelve a operar con normalidad ha decidido recuperar esta iniciativa debido a su importante repercusión pública.

La Feria del Libro de Madrid es uno de los principales eventos del sector del libro en España. En el evento participan los más destacados libreros, editores, distribuidores y autores, y contribuyen de forma decisiva al estímulo y fomento de la difusión del libro en nuestro país.

La pasada edición cerró con un aumento en las ventas del 6,1% (casi ocho millones de euros), sumando tres años consecutivos de incrementos. Estas son buenas noticias para un sector que desde 2008 acumula un descenso general del 40% en la facturación. La cita madrileña constituye un termómetro sobre la evolución del mercado durante todo el año.