La compañía catalana de concesiones de autopistas considera que España es un “objetivo prioritario” pero se ha visto perjudicada por la falta de licitaciones viarias en los últimos años. El presidente de Abertis, Salvador Alemany, ha adelantado que trabajará en la nueva legislatura para conseguir nuevos activos en España.

“No tenemos ningún problema en invertir en España”, ha asegurado el presidente de Abertis, Salvador Alemany, antes de la Junta General de Accionistas de la compañía para descartar que la empresa concesionaria de autopistas haya perdido el interés en el país. De hecho, Alemany ha sentenciado que España es un “objetivo prioritario” para Abertis. Eso sí, “si no hay operaciones, no hay operaciones”, ha resumido, tautológico.

La clave la tiene el próximo Gobierno y la política que despliegue, aunque Alemany tampoco se ha mostrado preocupado por el cambio en el Ejecutivo. Tal y como ha reconocido en una conversación informal con periodistas, la del modelo concesional de autopistas no es una cuestión “de derechas o izquierdas” sino más bien de necesidades de infraestructuras.

Por ello, el presidente de Abertis -siempre sin “coger la bola de cristal”- ha explicado que pase lo que pase con la incertidumbre política, la compañía seguirá pendiente de el mercado español: “Nosotros pretendemos, en la nueva legislatura, estar en la disposición de buscar nuevas oportunidades en España”.

“Estamos en un impass en la Administración española pero estaremos atentos en la nueva legislatura, sea quien sea que esté en el Gobierno”, ha explicado.

Abertis ha destinado más de 1.000 millones a inversiones en 2015

Salvador Alemany ha indicado que no ha habido grandes licitaciones en lo que va de siglo en España, lo que impide que la compañía aumente su cartera de activos de manera sustancial. Asimismo, esta circunstancia obliga a las empresas del sector a realizar importantes esfuerzos de internacionalización.

En el fondo, todo depende de que las administraciones consideren las concesiones de autopistas como “una prioridad”. En este sentido, Alemany ha defendido que “la colaboración público-privada es una gran oportunidad”.

Los directivos de Abertis han puesto como ejemplo el modelo de Francia, un país en el que la compañía ha invertido para mejorar sus autopistas a cambio de una ampliación del plazo de concesión para explotar estas vías.

Con respecto a estos desembolsos, el consejero delegado de la empresa, Francisco Reynés, ha destacado que Abertis ha destinado más de 1.000 millones de euros en 2015 a la inversión en infraestructuras. Prácticamente la mitad -409 millones- han ido a su negocio en Brasil.

Datos positivos

Los responsables de Abertis han presentado a la junta un aumento del dividendo del 4,5% hasta los 0,69 euros por acción, cimentados en el signo positivo de su balance final del ejercicio de 2015.El año pasado la compañía obtuvo un “resultado súper histórico”, según Salvador Alemany, en gran parte debido a la salida a bolsa de su filial de redes de telecomunicaciones Cellnex. Sin embargo, la evolución de su acción en bolsa dejó una depreciación del 7,9% en sus títulos, en la línea del descenso del 7,2% del Ibex 35.

Pese a este revés, Alemany ha destacado que la rentabilidad acumulada por las acciones de Abertis entre 2003 y 2016 ha alcanzado el 282%.

Donde aún quedan dudas es en la compra del holding de autopistas italiano A4 por parte de Abertis. Reynés ha asegurado que el proceso negociador ya tiene una fecha límite: el 22 de abril.