La sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid que declara la nulidad de las cláusulas suelo en las hipotecas cierra un largo proceso judicial. La asociación de usuarios de banca Adicae ha celebrado que el fallo, “extensible” a todos los afectados de cualquier entidad, pone fin a un “fraude” que afecta a unos 2 millones de hipotecas españolas.

La cláusula suelo estaba muerta y rematada. Los bancos habían dejado de incluirla en sus hipotecas y el Tribunal Supremo (TS) había dado la razón a todos los perjudicados por su existencia. Pero la sentencia de la jueza Carmen González es el clavo definitivo en el ataúd de este tipo de condiciones contractuales.

En la rueda de prensa de Adicae hubo lágrimas. No del tipo que se ven en un funeral, sino de las de regocijo. El presidente de la organización de consumidores, Manuel Pardos, tuvo que interrumpir varias veces su vehemente discurso entre lágrimas de alegría por la trascendencia que tiene la sentencia para los afectados por las cláusulas suelo, por este “fraude a millones de consumidores”, como él lo ha definido.

Hay 2 millones de hipotecas afectadas, según Adicae

El Supremo ya había admitido en varias ocasiones la nulidad de las cláusulas suelo que habían incluido los bancos para protegerse de las bajadas de los tipos de interés. Unas condiciones que perjudicaban seriamente a los consumidores con préstamos a tipo variable -la inmensa mayoría-, ya que se veían obligados a pagar unos intereses muy lejos de los rangos que se manejaban en el mercado.

Esa protección se acabó convirtiendo en un negocio para las entidades financieras. De acuerdo con las cifras de Adicae hay 2 millones de hipotecas afectadas. Según sus cálculos, los clientes con una hipoteca media estarían soportando un sobrecoste de 2.000 euros al año, teniendo en cuenta los tipos de interés históricamente bajos de la Eurozona. Si se extrapola esta media serían 4.000 millones de euros anuales, un negocio multimillonario basado en la impresión de unas cuantas líneas de texto diminuto al final de cada contrato. La ganancia bien vale unos centimillos de tinta.

Las cláusulas suelo sólo se activan si los tipos están más bajos que un determinado nivel; en España, esa barrera la situaron las entidades en torno a un 3,25%, tal y como han explicado los responsables de Adicae. Por lo tanto, estos mecanismos han estado generando ingresos en sus cuentas de resultados desde, aproximadamente, enero y febrero de 2009. Según cálculos previos de la organización, la banca ha ganado 24.000 millones de euros desde entonces gracias a las cláusulas.

Ese negocio se ha acabado, con la sentencia de la magistrada Carmen González. De hecho, parte de esa cantidad va a tener que restituirse a los afectados.

"Ni un euro más"

El auto judicial anula las cláusulas suelo abusivas, no comunicadas de manera transparente, de todos los clientes de las 101 entidades contra las que Adicae presentó la demanda. A día de hoy, después de la reestructuración del sector, sólo quedan 40. Pero eso es lo de menos, ya que González dota de una gran extensión a su decisión: serán nulas todas las condiciones que tengan los mismos efectos en las hipotecas de las 40 entidades, sin importar las variaciones que se den en los textos.

Desde Adicae han precisado que en esa nómina están prácticamente todas las entidades que han incluido este tipo de cláusulas en sus hipotecas; como mucho se habrá escapado alguna caja rural o alguna cooperativa de crédito, han matizado.

El auto de la jueza González establece la restitución del importe cobrado por cláusulas suelo desde mayo de 2013

Pero la sentencia no acaba con la revocación de las cláusulas suelo. González establece la restitución de todo el importe cobrado por este concepto a los clientes desde el 9 de mayo de 2013, cuando el Tribunal Supremo emitió una sentencia que declaraba nulas estas prácticas.

“Desde hoy hay que decirles a todos los hipotecados que no tienen que pagar ni un euro más de cláusulas suelo“, ha zanjado Manuel Pardos. Eso sí, el presidente de Adicae ha añadido a renglón seguido que “la lucha continuará” hasta que se devuelvan también las cantidades cobradas con anterioridad a mayo de 2013.

La pelea sigue en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, corte que esperan que se pronuncie en el mismo sentido y, además, extienda la devolución a antes de la sentencia del Supremo de 2013. Todo un gasto para los bancos, aunque algunas entidades se llevan preparando desde hace tiempo.

Crónica de una muerte anunciada

No es nuevo que una instancia judicial tumbe las cláusulas suelo. Es más, que un fallo de estas características se emitiera era cuestión de tiempo.

Bastan algunos ejemplos. Como el del Banco Popular, que vio cómo el Supremo declaraba la nulidad de este tipo de condiciones a principios de este año. Le pasó lo mismo que a BBVA, que recibió el primer revés del TS en mayo de 2013.

Tal era el consenso judicial que muchos acabaron por asumir la situación. CaixaBank ha recordado a colación de esta sentencia que ya provisionó 515 millones de euros el año pasado para paliar las consecuencias de un fallo de estas características, según informaciones recogidas por Efe.

CaixaBank ya provisionó 515 millones de euros en 2015 para devolver los importes cobrados

Asimismo, fuentes de Bankia han explicado a SABEMOS que las cláusulas suelo sólo estaban presentes en un 3% de su cartera de hipotecas, al tiempo que han recordado que el banco las eliminó el verano pasado. Por otro lado, también han indicado que ya habían provisionado el importe que habría de devolver la entidad desde mayo de 2013, por lo que consideran que el impacto del auto judicial en sus cuentas va a ser “nulo”.

Por su parte, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), asociación que agrupa a las antiguas cajas y los bancos resultantes de su desmantelación, ha insistido en que este tipo de condiciones contractuales no son abusivas per se, sino sólo en caso de que no fueran comunicadas con total transparencia a los clientes.

Pese a que los competidores del mercado ya hayan descontado el impacto de esta sentencia, en Adicae han resaltado la rotundidad de la sentencia y de sus efectos.

Siguientes pasos

“El camino va a ser largo”, ha vaticinado Manuel Pardos, quien cree que las entidades financieras tratarán de dilatar en el tiempo la devolución de los importes cobrados.

Por el momento, los responsables de Adicae han afirmado que los afectados pueden acudir a sus sucursales para exigir que no se les cobre “ni un euro más”en concepto de cláusulas suelo. La devolución será algo más compleja, pero por lo menos esta sentencia firme les asegura su derecho a recibirla.

“Es el principio del fin”, ha dicho el presidente de Adicae. Es el cierre de “cinco largos años esperando esta sentencia”, ha añadido, entre lágrimas. Es el sepelio definitivo de la cláusula suelo.