• Los de Rivera piden ahora entrar en el Gobierno de Sánchez y aseguran que solo aceptarán el ‘sí’ de Iglesias a su pacto con los socialistas.
  • Ambas condiciones son inasumibles para el partido morado, que critica las “zancadillas” de C’s a dos días de que se constituya la mesa negociadora del PSOE con los emergentes.
  • La izquierda trata de mantener abierta esta vía de diálogo y rebaja la cita de mañana a una “toma de contacto” para lanzar la negociación.

Ciudadanos se ha metido en un jardín del que quiere salir a toda prisa. La negociación a tres entre su equipo negociador, el del PSOE y el de Podemos -que se inicia mañana a las 16.30h- es un campo de minas para la formación centrista, un escenario que empuja a Albert Rivera a la izquierda y deja al PP en bandeja seguir erigiéndose como única alternativa del centro derecha. Con unas más que probables elecciones generales a menos de tres meses vista.

Por ello, y porque están convencidos de que el diálogo con Pablo Iglesias no lleva a ningún lado, Ciudadanos ha endurecido sus condiciones en vísperas de que esa mesa se constituya. Ya no es solo que no vayan a hablar del “Gobierno a la valenciana” que propone Podemos -como advirtió José Manuel Villegas hace una semana-, sino que exigirán el aval del partido morado al pacto ya firmado entre Rivera y Pedro Sánchez , así como formar parte del Ejecutivo que lo desarrollaría.

Girauta: “Ese Gobierno para el que pedimos el apoyo tiene que estar constituido por PSOE y Ciudadanos”

Ambas son novedades importantes y ambas fueron difundidas ayer martes, a la par que se ponía fecha a la esperada cita a tres. “La idea es que ese Gobierno para el que pedimos el apoyo tiene que estar constituido por miembros del PSOE y Ciudadanos”, declaró el portavoz naranja en el Congreso, Juan Carlos Girauta, tras participar en la reunión semanal de la Junta de Portavoces. Su partido ha venido defendiendo que no entrará en Ejecutivos que no presida, y así lo ha llevado a la práctica en Ayuntamientos o Comunidades donde son imprescindibles para la gobernabilidad: proporcionan apoyo externo a cambio de reformas, pero no entran en los Gabinetes.

El viraje se justifica aduciendo que “un Gobierno monocolor del PSOE sería demasiado débil para tirar adelante el acuerdo de reformas”, pero nada ha cambiado desde que tal pacto se firmó y fue rechazado por la mayoría del Congreso. Y entonces C’s no reclamaba ministerios, aunque es cierto que dejó de rechazarlos tras rubricar el prolijo pacto de El Abrazo con Pedro Sánchez. Se limitaba a asegurar que primero se acuerdan las políticas y luego los cargos, al tiempo que criticaban a Podemos por reclamar un Gabinete de coalición y la Vicepresidencia del mismo para Iglesias.

Ya fue un cambio importante el voto a favor del candidato socialista, pues la postura de Rivera había sido la de negociar su abstención. El PSOE logró meter en el acuerdo el voto a favor de los naranjas, que reunieron a su Ejecutiva para mover su voto hacia el ‘sí’.

Por la tarde, C’s trató de matizar su discurso para contener la polvareda desatada. “No descartamos entrar en un Gobierno, pero ni se ha hablado ni negociado ni es un objetivo político de Ciudadanos”, informaron fuentes del grupo parlamentario. “Hay suposiciones e hipótesis de política ficción pero la realidad es que eso no está encima de la mesa”, añadieron. Un intento por apagar el fuego mediático y la campaña de los adversarios, que criticaron el bandazo estratégico.

Pedir un imposible

Otra exigencia novedosa planteada ayer fue pedir únicamente el ‘sí’ de Podemos al pacto PSOE-Ciudadanos. Como adelantó El Mundo, la formación naranja reclamará el respaldo de los de Iglesias a su acuerdo con Sánchez, cosa que sabe imposible puesto que ya la rechazaron por dos veces en el Congreso y proponen una negociación para alumbrar un nuevo texto. Son pues, movimientos que parecen obedecer a una cuestión estratégica: desmarcarse de Podemos o inclusoprovocar la defunción de la mesa a tres antes de que nazca.

Errejón vuelve a no rechazar la abstención de Podemos y desprecia las encuestas: “Ya hemos pasado por aquí”

Así lo ven también desde el partido de los círculos. “Ciudadanos no quiere facilitar llegar a un acuerdo”, se quejó Íñigo Errejón. El portavoz morado en el Congreso calificó de “muy duras” las declaraciones de la formación de Rivera e hizo un “llamamiento a la prudencia”. “Cuando se exige antes de sentarse a hablar que se acepte un acuerdo que ya fue fallido, está poniendo una condición que solo puede abocar al mismo resultado”, resumió. La valoración de Errejón llegaba minutos antes de que Girauta planteara la entrada de su partido en el futuro Gobierno, circunstancia aún más inasumible para Podemos. Ciudadanos pone así más distancia de por medio con una formación que considera antagónica en política económica y territorial, ante el riesgo de que Iglesias pudiera acabar contemplando una abstención.

Errejón eludió ayer descartar esta opción, como ya hiciera antes de la fallida sesión de investidura. Líder como es del sector más posibilista del partido, se limitó a decir que la alternativa que todos defienden en Podemos es un Gobierno de la izquierda en coalición, ante el que aceptarían la abstención naranja. Y de ahí no se movió.

Las malas noticias que traen las encuestas son despreciadas por el secretario político morado, que asegura que “ya hemos pasado por aquí”. Es decir, que hubo ocasiones anteriores en que la demoscopia detectaba un bajón de Podemos y luego las urnas revelaban lo contrario. “Las tomamos siempre con extrema cautela, hay encuestas que calculan y hay otras encuestas que parecen recomendar el voto”, explicó.

Una reunión “de aterrizaje”

En cuanto a la cita de mañana, su estrategia es la contraria a la de Ciudadanos y similar a la del PSOE. El óptimo para las fuerzas de la izquierda es mantener viva esta vía lo máximo posible, aunque luego acabe en ruptura. De este modo, escenificarían esfuerzos por desencallar la situación y tratarían de no ser culpabilizados de la repetición de los comicios. Es el motivo que llevó a los socialistas a retrasar la reunión Sánchez-Iglesias hasta después de Semana Santa y probablemente también esté detrás de este nuevo aplazamiento, pues la entrevista a tres iba a celebrarse en principio el lunes y no el jueves. Una segunda cita no llegaría hasta la semana que viene, muy cerca del 20 de abril que todos ven como el límite para alcanzar un acuerdo de Gobierno.

Así las cosas, PSOE y Podemos coinciden en calificar la reunión de mañana como “toma de contacto”. Será un encuentro para fijar la “metodología” del proceso de negociación, en opinión del socialista Antonio Hernando, que cree que no durará más de hora y media o dos horas. Él se dice “esperanzado” a pesar de los discursos enfrentados que mantienen los emergentes: “vamos a convertir las incompatibilidades en afinidades”.

El PSOE resta importancia al viraje de Ciudadanos y se dice “esperanzado” ante el encuentro a tres

Hernando restó importancia al hecho de que C’s vaya a partir pidiendo el apoyo de Podemos al pacto de El Abrazo. Se han dicho muchas cosas”, indicó, y en los más de tres meses que han pasado desde las elecciones “todos” han cambiado sus posturas ante “el paso del tiempo, la fuerza de los hechos, la aritmética irreversible”. Este cúmulo de circunstancias “hace que todos vayamos adaptándonos y siendo más flexibles y comprensivos”.

Errejón adopta el mismo talante. “Tenemos la obligación de intentar un acuerdo” aunque se parta “de posiciones muy diferentes”. Mañana, Podemos irá a la cita en el Congreso con esa actitud, si bien asumiendo que se trata de “una primera reunión de toma de contacto o de aterrizaje”. “Es muy difícil que fracase”, vaticinó. El número dos morado critica las “zancadillas” que a su juicio pone C’s con sus nuevas exigencias, pero mantienen su disposición a hacer triunfar la vía impulsada por Sánchez. Iglesias encabezará la delegación de Podemos en la cita, pero ni PSOE ni Ciudadanos incluirán a sus respectivos líderes en el equipo. El PP continúa al margen, animado por las encuestas y por lo lejano que está un Gobierno alternativo al suyo. Todas las esperanzas las tienen puestas ya en el 26J.