La nueva actualización de la aplicación de mensajería incorpora funciones como la opción de llamadas de voz o de vídeo. Las mejoras son similares a lo que ya ofrecen WhatsApp o Facebook, pero Snapchat mantiene la diferenciación sus comunicaciones.

Desde que naciera en 2010, la red social del fantasma ha sabido diferenciarse del resto de aplicaciones de mensajería instantánea y encontrar en los jóvenes un nicho de mercado muy rentable. Sin embargo, Snapchat se ha quedado algo obsoleta en un sector caracterizado por la máxima competencia y la innovación.

Como respuesta a las necesidades de los usuarios, la app ha lanzado una nueva actualización de sus servicios, cuya principal novedad es el “Chat 2.0” disponible tanto para iOS como para Android. Llamadas de voz, mensajes de audio, videollamadas múltiples o la posibilidad de crear tus propios GIFs son algunas de las novedades que incluye esta nueva versión.

Con este giro de 180º, la tecnológica pretende dar el paso del ocio al ámbito cotidiano, ofreciendo diversión y utilidad de manera conjunta.

Esta transformación se une a la emprendida hace dos años, cuando la aplicación permitió que ciertos contenidos pudieran guardarse en el teléfono a través de la opción de pago. Además, Snapchat presentó también una función de auto-play para historias, permitiendo a los usuarios ver en cascada los últimos vídeos de sus contactos.

La guerra por la popularidad

En la última década se ha producido un enfrentamiento directo entre las redes sociales más veteranas, con una fragmentación del mercado muy definida, y las nuevas aplicaciones, que se caracterizan por la mezcla de utilidades.

Por el momento, el líder indiscutible año tras año sigue siendo Facebook, con 1.550 millones de usuarios en todo el mundo, seguida muy de cerca por Youtube, con 1.300 millones, según el ranking de multiplicalia.com. Ambas redes priorizan el vídeo sobre las imágenes o los chats, una decisión acertada teniendo en cuenta que los cortos generan un 62% de engagement más que las fotos.

El podio lo completa Google+ con 418 millones de usuarios, una plataforma que permite coordinar el resto de herramientas de Google (mail, documentos en línea…) desde una misma cuenta.

Instagram es la primera cara nueva que ha irrumpido en este ranking, con un crecimiento anual que pasa de los 150 millones de usuarios a los 400 millones. Los planes de la aplicación fotográfica son muy ambiciosos, ya que ha abierto sus puertas recientemente a las empresas publicitarias y ampliará la duración de los vídeos en su plataforma hasta 60 segundos.

Twitter es el gran fiasco de las redes sociales, al pasar de los 500 millones de usuarios a los 320 millones en tan sólo un año, convirtiéndose en una plataforma casi irrelevante. La que fuera la aplicación más prometedora del mercado se ha quedado obsoleta y, en lugar de innovar, ha decidido sacar al mercado una nueva red social de vídeos en streaming, “Periscope”, que de momento ha tenido muy buena acogida.

Por último se encuentra Snapchat, la revolución de las apps que ya alcanza los 200 millones de usuarios. Además de las mejoras técnicas, la red social vende espacios publicitarios muy codiciados por las marcas juveniles, que registran un beneficio de hasta 0,10 centavos por cada visionado de anuncio.