La compañía tecnológica ha informado a los usuarios de que sus modelos anteriores a la red 3G y 4G dejarán de funcionar en diciembre de este año. Con esta decisión, Nokia pone fin a una década como pionero en el mercado de la telefonía móvil.

“Debido a nuevas actualizaciones de la red, tu dispositivo dejará de funcionar dentro del servicio AT&T en diciembre de 2016. Para evitar la interrupción del servicio deberás acceder a un dispositivo actualizado a la red 3G o 4G lo antes posible”, informa el mensaje de texto enviado por Nokia a sus clientes, según informa el periódico británico Mirror.

A partir del próximo año, Nokia deja atrás una etapa en la que sus dispositivos en blanco y negro supusieron toda una innovación en el mercado. Las carcasas intercambiables, el snake y las pantallas de acero dejan paso a nuevos modelos como el iPhone, contra los que hace tiempo que dejo de competir la empresa finlandesa.

Renovarse o morir

El Nokia 1100 o el emblemático 3210 fueron algunas de las estrellas de la marca en la década de los noventa. Antes de la salida del iPhone, en enero de 2007, la compañía finlandesa copaba casi el 50% del mercado de los dispositivos móviles, según la consultora Gartner.

Sin embargo, la agresiva innovación de sus competidores dejó rápidamente obsoletos a los modelos Nokia, cuya cuota de mercado quedó reducida al 5% en 2013. Un sistema operativo anticuado, Symbian, y una serie de dispositivos poco atractivos para los usuarios, como el fallido Nokia Lumia, fueron los últimos coletazos de la compañía en el mercado de la tecnología móvil.

En diciembre del 2013, Microsoft adquirió finalmente la división de móviles de Nokia por 7.200 millones de dólares. Este fue el inicio de su transformación estratégica, que culminó el pasado año con la venta de Here –su división de mapas digitales y geolocalización- al consorcio alemán de Audi, BMW y Daimler y con la compra del 80% de la francesa Alcatel-Lucent.

Con estas tres grandes operaciones, el grupo finlandés se deshizo de sus negocios no estratégicos para centrarse en la venta de redes y equipos de telecomunicaciones. Además de Nokia Networks, la división de redes, el grupo finlandés está formado actualmente por Nokia Technologies, encargada de comercializar su amplia cartera de patentes tecnológicas entre los principales fabricantes de telefonía móvil del mundo.