Nuestras propias hortalizas se escapan a tierras marroquíes. Murgiverde, una de las mayores cooperativas de producción hortícola de España, podría estar planeando cruzar el Estrecho para establecer su base de operaciones en Marruecos.

Según recoge Fresh Plaza, la cooperativa almeriense Murgiverde planea marcharse a Marruecos en busca de menores costes laborales. La que es una de las mayores productoras hortícolas españolas en facturación ha alertado de la creciente deslocalización de producciones debido a la poca competitividad del mercado español frente al marroquí.  

Manuel Galdeano, presidente de Murgiverde, considera que las diferencias abismales entre los salarios de Almería y los de Marruecos están provocando que la producción hortícola se traslade progresivamente a suelo marroquí. Frente a este hecho, ha planteado apostar por la innovación y la calidad del servicio para poder compensar los mayores costes de la mano de obra española. “De lo contrario, lo tendremos muy difícil”, ha reconocido.

Galdeano ha admitido que Marruecos cada vez tiene más peso como país productor de hortalizas y ha apuntado a la falta de infraestructuras como una de las claves fundamentales de la falta de competitividad del sector. “Aquí no se terminan de acometer las infraestructuras que se necesitan y cada año llueve menos”, ha denunciado el presidente de Murgiverde.

Además, el presidente de la cooperativa ha señalado que las importaciones de hortalizas desde el país alauí se han incrementado de manera exponencial, perjudicando seriamente al sector hortícola de Almería. “El año pasado y el actual han sido desastrosos”, ha dicho Galdeano. Tras la modificación del régimen de precios de entrada para la importación, la competencia de Marruecos cada vez es más fuerte con productos como el tomate, el calabacín y el pimiento.  De hecho, la producción almeriense de algunas hortalizas como la judía ha desaparecido o es testimonial.

Y por si fuera poco, la campaña de este año viene con problemas. Calificada como atípica por el sector agrícola debido a las altas temperaturas del invierno, la campaña ha sido prematura, provocando una saturación de hortalizas españolas en los mercados europeos. Unido a esto, el cierre del mercado ruso por el veto de Putin a las importaciones europeas ha traído consigo una caída de los precios. La cooperativa de Galdeano es una de las afectadas por el veto ruso, pues exportaba distintas variedades de hortalizas a este país y su volumen de negocio se ha visto seriamente afectado.

Murgiverde es una sociedad formada por cerca de 450 agricultores y productores que ocupan unas 1.200 hectáreas de terreno y con una producción anual aproximada de 140.000 toneladas. Entre sus objetivos, mejorar la calidad de los productos así como la competitividad del sector. Ahora tendrá que añadir a sus retos la difícil tarea de evitar que las hortalizas españolas crucen el Estrecho.