Íñigo Errejón es un titán, un campeón de LA GENTE –ya sabéis que los de derechas no son gente, no tienen alma, son inferiores moralmente y, si existiese el infierno, irían a él derechos de cabeza, sobre todo los que van a misa los domingos y luego el lunes despiden a miles de trabajadores y los sustituyen por becarios para gastárselo en putas y en farlopa-.

Íñigo Errejón es un estratega, un brillante politólogo, diseñador de la campaña que ha llevado a LA GENTE al Congreso, alguien que algún día se estudiará en la universidades junto a otros grandes estrategas como McArthur, Churchill, Napoleón Bonaparte o mi cuñado, que es un genio jugando al Age of Empires.

Íñigo Errejón es un hombre de partido, alguien que sabe lo que le conviene a LA GENTE, alguien que sabe que las decisiones se toman en círculos y las primarias son importantes y que el poder te viene de LA GENTE, no del liderazgo.

Íñigo Errejón sabe que LA GENTE necesita un partido fuerte, un partido comprometido con LA GENTE, un partido en el que LA GENTE se vea representada, un partido con rastas y con morreos homoeróticos, un partido de chistes y coletas, un partido que no sea CASTA, porque LA GENTE no es CASTA, LA GENTE es LA GENTE.

Íñigo Errejón sabe muy bien que no se puede pactar con la CASTA, que lo que de verdad LA GENTE quiere son unas nuevas elecciones, y por eso Íñigo Errejón está al lado de su líder, porque LA GENTE quiere que él esté al lado de su líder porque eso es lo que quiere LA GENTE y si LA GENTE no quisiera que estuviese al lado de su líder no sería LA GENTE.

Íñigo Errejón no cree en los argumentos circulares.

Íñigo Errejón cree en los núcleos irradiadores y en mover la hegemonía entre la seducción de los lectores laterales y la tensión de las afirmaciones aperturistas, o algo así. Porque eso es lo que ha votado LA GENTE. LA GENTE quiere un referéndum en Cataluña –o no, eso depende del momento, pero para interpretar la voluntad de LA GENTE ya tenemos al líder que ha elegido LA GENTE-. LA GENTE no quiere un pacto con Ciudadanos, porque LA GENTE no ha votado a Ciudadanos, a Ciudadanos lo han votado unos españoles muy españoles y mucho españoles 2.0, pero que no son LA GENTE. 

Íñigo Errejón sabe que LA GENTE solo quiere que se pacte con LA GENTE, y que pactar con gente que no sea LA GENTE no es lo que quiere LA GENTE, por tanto los millones de votos de los españoles muy españoles y mucho españoles 2.0 que han votado a Ciudadanos no molan.

Íñigo Errejón sabe que LA GENTE quiere que haya nuevas elecciones porque LA GENTE sabe que hay que corregir las urnas hasta que los muy españoles y mucho españoles 2.0 voten igual que LA GENTE, entonces automáticamente pasarán a convertirse en LA GENTE.

Por todo lo anterior, Íñigo Errejón va a mantenerse al lado de su líder, no va a abrir la boca y va a dejarle el poder negociador, para que el líder ponga a la CASTA en su sitio a ritmo de rap, que es lo que quiere Demoscopia LA GENTE.

Nunca, nunca, contradigas a LA GENTE.

 

Podrías acabar en una checa.