El precio medio de la vivienda ha subido en lo que va de año un 1,4% en comparación con el primer trimestre de 2015, según los datos de la tasadora Tinsa. La recuperación del mercado inmobiliario se ha instalado definitivamente, aunque el crecimiento será moderado en el corto plazo.

La recuperación ha venido para quedarse, también al sector inmobiliario. Es lo que cree el director de Productos y Diversificación de la firma de tasación Tinsa, Pedro Soria, quien ha defendido con los datos en la mano que el mercado del ladrillo ya ha vuelto a despegar.

Tinsa ha registrado que el precio medio de las viviendas ha subido un 1,4% durante el primer trimestre del año, en comparación con el mismo periodo del año anterior. En el informe con el que la compañía analiza la evolución del mercado se refleja que este es el segundo trimestre consecutivo de subidas interanuales, con lo que se puede dar por consolidada la recuperación del sector.

Esta tendencia positiva se produce pese a la inestabilidad del panorama político surgido tras la cita electoral del 20-D, un factor que “no parece haber enfriado esa incipiente recuperación”, según Pedro Soria. No obstante, el responsable de Tinsa sí que ha reconocido que alguna decisión inversora sí se puede “ralentizar” como consecuencia de la incertidumbre institucional.

El optimismo en torno al ladrillo se va a mantener este año, de acuerdo con las previsiones de la tasadora, con un alza en los precios de las viviendas que será “moderada” y se quedará siempre por debajo del 5%.

Los precios de la vivienda mantendrán su subida en 2016, aunque no se sobrepasará el 5% de crecimiento

“La caída generalizada del precio de la vivienda se ha cerrado de manera casi definitiva”, ha indicado Soria.

Sin embargo, pese a que se puede hablar de una recuperación definitiva, el mercado funciona “a dos velocidades”, han matizado desde Tinsa.

Los precios crecieron, sobre todo, en Cataluña y en la Comunidad de Madrid, con alzas, respectivamente, del 8,2% y el 7% en lo que va de año en comparación con el primer trimestre del 2015; las subidas fueron mayores en las capitales de ambas comunidades, con un 9,2% en Barcelona y un 7,5% en la ciudad de Madrid. “Cataluña y Madrid están ejerciendo de locomotora del crecimiento”, ha dicho Pedro Soria.

Esta tendencia contrasta con la de Aragón, Extremadura y Galicia, que se anotaron unas bajadas del 3,5%, el 3,4% y el 3,1%, respectivamente.

Zaragoza es la capital de provincia que ha experimentado una mayor corrección de precios -a la baja- desde los máximos de la crisis: el valor de la vivienda es un 58,4% menor que en 2008. Por su parte, la ciudad más cara sigue siendo San Sebastián.

Las diferencias están tan marcadas que se aprecian incluso en los barrios. Entre los 5 principales núcleos urbanos españoles (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza), los más caros son los de Sarrià en Barcelona y los de Salamanca y Chamberí en Madrid, con una media de 3.671, 3.597 y 3.444 euros por metro cuadrado. En la cara opuesta están algunos barrios cuyas propiedades todavía atraviesan fuertes ajustes, con bajadas interanuales del indicador trimestral que alcanzan el 7,8% y el 5,8% en los distritos zaragozanos de Delicias y Centro, mientras que en los Poblados del Norte de Valencia los precios han bajado un 5,1%.

Razones para ser optimistas

Aunque las correcciones a la baja todavía se producen en algunas ciudades, ha precisado Pedro Soria, el ajuste de los precios va a ser cada vez “más suave”, en los entornos del 3% en los casos en los que se mantengan los descensos.

El ciclo que se avecina es “más racional y más sostenible” que el crecimiento que se registró durante los años de la burbuja. De hecho, pese a que Tinsa prevé que los visados de inicio de obra suban entre un 30% y un 40% en 2016, el total de viviendas que comienzan su construcción se quedará entre las 65.000 y las 70.000, casi diez veces menos de lo que se registraba durante los ejercicios más boyantes del boom.

Lo peor ya ha pasado. Pese a lo irregular de la recuperación, el actual “es un momento propicio para la compra de una vivienda”, según Pedro Soria. Todo está a favor: los históricamente bajos tipos de interés al 0% acompañan al crecimiento sostenido de la economía y a la reducción de las tasas de desempleo.

Por ello, Tinsa prevé que el total de compraventas de viviendas se sitúe entre las 440.000 y las 460.000 operaciones, entre un 10% y un 15% más que en 2015. Las nuevas hipotecas firmadas subirán entre un 15% y un 20%, hasta situarse en una horquilla que va de los 281.750 a los 294.000 créditos.

Dada esta efervescencia en el mercado, desde Tinsa advierten de los peligros de “recalentamiento” de los precios en algunas zonas, como Madrid y Barcelona, por la escasez de stock.