Cepsa registró unas pérdidas de 1.040 millones de euros en 2015 tras realizar provisiones en un ejercicio marcado por los bajos precios del crudo y los resultados del negocio de exploración y producción, lo que supone elevar un 136% sus ‘números rojos’ bajo las normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), informó la petrolera.

No obstante, eliminando los elementos no recurrentes y calculando la variación de inventarios a coste de reposición (CCS), el beneficio neto ajustado de la compañía el pasado año fue de 596 millones de euros, un 30% más que en el ejercicio anterior.

La compañía destacó que su modelo integrado le ha permitido compensar los bajos precios del crudo, que le han llevado a realizar provisiones, al igual que otras compañías del sector, sobre activos “con unos excepcionales márgenes de refino”.

En concreto, el área de refino y comercialización obtuvo en 2015 un beneficio neto de 568 millones de euros, elevando un 162% el resultado del año anterior.

Exploración y producción

Por su parte, el área de exploración y producción vio como los bajos precios del crudo, que como media y referenciados al crudo fueron un 47% inferiores a los 2014, impactaron en sus resultados, con unas pérdidas de 6 millones de euros.

Cepsa destacó que este efecto negativo se vio “mitigado”, en parte, gracias al plan puesto en marcha para reforzar sus activos estratégicos, y que ha incluido un redimensionamiento de estructura y una reducción de costes en exploración y desarrollo. Así, la producción se situó en 108.122 barriles de crudo al día, cifra ligeramente superior a la de 2014.

Mientras, el área de petroquímica obtuvo un beneficio neto de 48 millones de euros, un 64% menos, debido a la penalización sufrida a causa de los deprimidos márgenes del fenol y la acetona en Asia y Europa.

En lo que respecta al área de gas y electricidad, el beneficio neto fue de 38 millones de euros, un 21% más que en 2014, gracias al impulso de la comercialización del gas y a la actividad de Medgaz.

La compañía dirigida por Pedro Miró ha invertido 1.028 millones de euros en el ejercicio, a pesar del entorno de volatilidad en la que se ha debido desarrollar su actividad, desplegando planes de ahorro y eficiencia durante el año.

El grupo señaló que estos planes tendrán su continuidad en 2016, “aún con mayor intensidad, dado el endurecimiento de los factores externos que se están produciendo en estos primeros meses del año”.