Las marcas saben que no hay nada como convertir a un gran deportista en todo un escaparate para vender miles de camisetas, gorras, gafas de sol, coches, tratamientos dentales, seguros y como no, smartphones. Y es que si la pescadería de tu barrio estuviese patrocinada por Cristiano Ronaldo seguramente no habría peces suficientes en el Atlántico para cubrir la enorme demanda de los clientes que harían cola en la puerta del establecimiento.

No, Cristiano Ronaldo no anuncia pescaderías, o al menos no por ahora. Las marcas pagan grandes cantidades de dinero a los deportistas para que estos lleven sus productos, los muestren al público, protagonicen campañas publicitarias y acudan a sus actos con el objetivo de que esta publicidad se traduzca en ventas y beneficios. Por lo tanto quien más paga es quien tiene más opciones de fichar a las mayores estrellas en un mercado donde el fútbol es el rey y Messi y Cristiano ocupan hoy el puesto que tiempo atrás ocupaban Beckham y Ronaldinho o Pelé y Maradona.

Huawei, el tercer fabricante de smartphones a nivel mundial ha ido escalando posiciones en el mercado de los teléfonos móviles al mismo tiempo que apostaba cada vez más fuerte por sus patrocinios. Por si no fuese suficiente contar con el Atlético de Madrid, Lewandowski y James Rodríguez como embajadores de la marca, la compañía acaba de firmar un contrato con Leo Messi. Así el argentino da la espalda a Samsung por 6 millones de euros.

Detrás de Apple son estas dos compañías las que se disputan el número 2 y 3 de la lista de los más vendidos, y viendo lo que Huawei ofrece a Messi por llevar su marca por todo el mundo no cabe duda que esperan que el jugador del F.C.Barcelona marque el gol que les coloque por delante en el marcador.

Veremos por quien apuesta Samsung ahora que le han quitado a su estrella y a quien no solo le gusta el fútbol, pues también ha lanzado campañas publicitarias de la mano de algunos jugadores de baloncesto de la talla de Ricky Rubio y Juan Carlos Navarro.

Quien ha tirado de Andrés Iniesta para vender más Xperia Z es Sony, mientras que LG cuenta con Fernando Torres como embajador del LG V10. La china ZTE apuesta por el Sevilla FC, la francesa Wiko por el Betis y Oppo patrocina al FC Barcelona; porque además de con los futbolistas también vale firmar con los clubs para que sea todo el equipo el que represente a la marca y la saque al campo en cada partido. Solo hay que pensar en la de minutos de televisión que habrá tenido Huawei después de cada uno de los goles marcados por Antoine Griezmann, cuando el jugador lo celebra y todas las cámaras le apuntan mostrando el logo de la compañía que se encuentra en su camiseta.

Son los deportistas actuales los más buscados por las marcas, pero también aquellos que se retiraron siguen sacándose un buen sueldo a base de anuncios publicitarios. Pelé, por ejemplo, a pesar de llevar muchos años alejado de los campos de fútbol  aún sigue recibiendo ofertas. Y es que su imagen vale mucho. Según Bloomberg, el pasado Mundial de Brasil llegó a embolsarse más de 25 millones de dólares en diferentes conceptos de imagen.

Ahora, el exjugador brasileño ha demandado a Samsung por el uso no autorizado de su imagen en un anuncio de televisores por el que pide, según recoge ‘Financial Times’, unos 30 millones de dólares.