Yahoo está en venta. La compañía que dirige Marissa Mayer ha vivido días mejores, pero después de la caída en bolsa de sus acciones, el abandono de algunos servicios y la reducción de plantilla, parece que la búsqueda de compradores es la única y viable solución. Pero ¿quién quiere comprar Yahoo?

Fue en 1994 cuando Jerry Yang y David Filo crearon un directorio que en marzo de 1995 se puso en marcha bajo el nombre de Yahoo. Entonces la compañía que era algo así como el Google de ahora, comenzó a invertir y comprar empresas como Four11, un servicio de correo electrónico que dio vida a Yahoo Mail; GeoCities, un servicio de hosting en el que los usuarios compartían sus imágenes antes de la llegada de MySpace y Facebook; o Broadcast.com, servicio de emisión de música y vídeo por Internet que terminó por desaparecer.

A duras penas sobrevivió Yahoo a la burbuja de las puntocom, tras desplomarse el valor de sus acciones, para después verse las caras con Google, quien ganó la batalla de los buscadores.

Microsoft quiso comprar Yahoo por 46.000 millones de dólares

En marzo de 2005 llegó el momento de hacerse con Flickr y con un 40% de Alibaba. Entonces las cosas parecían marchar bien y en 2008 Microsoft mostró su interés por Yahoo haciendo una oferta de compra de 46.000 millones de dólares que fue rechazada.

A partir de aquí, un pequeño baile de directivos que acabaron por colocar a Marissa Mayer al frente de la compañía en 2012. Se esperaba que con ella llegase la recuperación de Yahoo, que cambió su logotipo y mejoró la experiencia del usuario, pero que siguió perdiendo terreno frente a Google y Facebook.

¿La solución? En su momento, prescindir de algunos servicios y despedir a parte de la plantilla parecían ser las mejores opciones. Sin embargo esto no ha sido suficiente para poner freno a la caída que están sufriendo las acciones de la compañía en bolsa.

En febrero Marissa Mayer anunciaba el despido de un 15% de los trabajadores de Yahoo como parte de un plan estratégico para acelerar el crecimiento de la empresa con vistas a 2018, después de conocer que la empresa había perdido 4.400 millones de dólares en el último trimestre. Pero sin tiempo para que se haya desarrollado este plan, y con los rumores que apuntan a que los inversores no querrían que la actual CEO siguiese en el cargo, Yahoo ha terminado por ponerse a la venta.

Los interesados tienen dos semanas (hasta el 11 de abril) para presentar sus ofertas por los servicios web de Yahoo y sus activos asiáticos, indicando que desean adquirir y a qué precio, pues algunos compradores podrían estar sólo interesados en las operaciones estratégicas de web de Yahoo, o en algunas partes de las mismas, mientras que otros podrían también presentar ofertas por partes de Alibaba o por Yahoo Japan.

¿Quién quiere comprar Yahoo?

Verizon, IAC/InterActiveCorp y Time, así como con las firmas de capital privado TPG y KKR se presentan como potenciales compradores.

Además, parece ser que Microsoft podría volver a apostar por Yahoo, aunque no realizando una oferta de compra directa, pero sí apoyando a otros inversores que quieran hacerse con el negocio principal de la compañía, por el que se pedirían 10.000 millones de dólares.

Lo que Marissa Mayer podría ganar/perder con la venta de Yahoo

La venta de Yahoo podría suponer la salida de Marissa Meyer de la compañía, que no se iría con las manos vacías sino con cerca de 37 millones de dólares (según los términos de su contrato). Una cantidad que sería mucho menor en caso de que fuese despedida antes de la venta: 12,5 millones de dólares.

En cualquier caso la CEO se llevaría una mayor recompensa si esta situación se hubiese dado hace tan solo un año, cuando la venta de Yahoo y la salida de la empresa le supondría unos beneficios de 110 millones de dólares, y de unos 26 millones de dólares si hubiese sido despedida sin la venta de la compañía.