Suspendido judicialmente su servicio de taxis alternativos de particulares (UberPOP), la plataforma ahora regresa a Madrid con su aplicación sólo para conductores profesionales (UberX).

El regreso de Uber al mercado español se esperaba. Y el gigante tecnológico ahora lo ha confirmado. Lo hizo ayer con un tuit y un vídeo promocional con el lema ‘Uber is coming’ y señalando Madrid como su primera parada. Aún no hay fecha concreta para el reinicio de las operaciones, pero fuentes del sector confirman que es inminente.

 Uber cesó sus operaciones en España a finales de 2014. Entonces un juez ordenó el cierre cautelar de su servicio de taxis alternativos de particulares (operado a través de la aplicación UberPOP) mientras se dirime la demanda por competencia desleal presentada por la Asociación Madrileña del Taxi.

La suspensión judicial sigue vigente y Uber de facto no la sortea. Y es que Uber regresa a España no con su servicio de falsos taxis operados –en principio- por particulares, sino que la vuelta a Madrid se produce con un nuevo servicio de conductores profesionales, con licencia VTC (Vehículo de Transporte con Conductor), que se articulará a través de su aplicación UberX.

Esto es, Uber regresa a Madrid para competir directamente con Cabify, una aplicación que sirve para poner en contacto online a los clientes con los conductores con licencia VTC. La Federación Profesional del Taxi ha denunciado a Cabify por incumplir la regulación del transporte, pero no ha conseguido que el juez aplique medidas cauteleras y suspenda su servicio.

Y Uber vuelve, además, en plena guerra entre el Gobierno y la CNMC a cuenta de la regulación del sector del transporte. Y es que el supervisor se dispone a impugnar la nueva normativa impulsada por el Ministerio de Fomento que restringe el número de licencias VTC y las sigue vinculando a una ratio en relación al número de licencias de taxi. Unos planes que le ha servido a la CNMC para tener en contra a todo el sector del taxi.