El Plan Activa Sur se presentó como “la mayor inversión pública realizada en la región”. Un año después, ni siquiera se ha formado el Comité Impulsor de la iniciativa y todos sus logros son una decena de desayunos empresariales.

Tan sólo un año ha hecho falta a la Comunidad de Madrid para abandonar sus grandes planes de “reindustrialización” en el sur de la región. Lo que se presentara como el proyecto estrella de 2015 –por medio de una auténtica gira promocional de cara a las elecciones municipales- nunca llegó a ponerse en marcha, según denunció recientemente Pilar García, responsable de CCOO en esta área.

El Plan Activa Sur fue presentado en enero de 2015 por el entonces presidente Ignacio González como “el mayor paquete de inversiones” de la región en la zona sur, con el objetivo de “dinamizar la actividad económica, la industria y el empleo”. La iniciativa incluía una inversión inicial de 630 millones en un total de 23 municipios, entre los que se encontraban Alcorcón, Getafe, Móstoles o Aranjuez.

Las primeras medidas se anunciaron a bombo y platillo a través de la propia web de la Comunidad de Madrid: parques tecnológicos por valor de más de 60 millones, inversiones industriales superiores a los 500 millones, previsiones de más de 30.000 nuevos empleos, líneas de crédito para empresas, inversión en infraestructuras e incluso medidas alternativas para el fomento del empleo.

Sin embargo, una vez pasadas las elecciones municipales, nada se ha vuelto a saber del ambicioso proyecto. La última nota de prensa anunciaba la ejecución del 20% de las ayudas (116,6 millones) en la ampliación de las instalaciones de Airbus dentro del parque empresarial de Carpetania en Getafe. Además, la decisión fue tomada a expensas de los organismos encargados de conformar el Comité Impulsor –ayuntamientos, asociaciones de empresarios, sindicatos-, ya que estos llevan más de un año sin reunirse y nunca llegaron a cerrar el reglamento de cara al inicio de la actividad.

“Me parece muy grave porque estamos hablando de dinero público. No he visto en el último año ni una sola estrategia de fomento, ni medidas para el impulso de las I+D o el empleo”, señala Pilar García.

Para conocer las actividades que actualmente se desarrollan dentro del Plan Activa Sur sólo hace falta meterse en la web oficial: jornadas de marketing digital para Pymes, premios empresariales, desayunos empresariales, encuentros de directivos y un largo etc… Eventos que poco tienen que ver con los supuestos objetivos de “reindustrialización y fomento del empleo” que la Comunidad defendía en la presentación del proyecto y que de ninguna manera justifican el gasto de los 630 millones presupuestados para estos dos años.

La polémica en torno al controvertido plan resurgió a raíz de unas declaraciones de la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en las que defendía el proyecto en base a sus “resultados positivos” y al excelente trabajo de “reindustrialización” llevado a cabo en la región.

Desde CCOO se respondió a través de un comunicado en el que se le pedía a la presidenta que se informara mejor “de los organismos que sustenta y de a qué se dedican”, porque “o no le cuentan las cosas o ella las cuenta mal”. Tras la llamada de atención, la responsable del sindicato en esta área recibió una llamada de la Asociación de Jóvenes Empresario de Getafe para convocar una reunión del citado Comité Impulsor entre el 4 y el 10 de abril. “No veo el sentido de que no se pongan en contacto ellos directamente, para eso tienen una oficina central”, señala Pilar García. Por el momento, no han vuelto a recibir ninguna noticia de cara a un posible encuentro.

Millones de euros en manos de tres personas

La gestión íntegra del Plan Activa Sur depende de la sociedad Madrid Activa, un ente público que se encarga de administrar también el Plan Activa Henares. Esta empresa amasa un total de 900 millones de euros –si se suman los 630 millones del Activa Sur y los 268 de Activa Henares- y sólo está formada por tres trabajadores.

Lo más sorprendente es que para una plantilla de tres personas se presupuestara este año un total de 274.743 euros, únicamente destinados al mantenimiento de la Oficina Central.

Por su parte, Ciudadanos ya denunció esta situación y su desacuerdo con que fuera una sociedad la gestora del plan, cuando este debería depender directamente de la consejería de Economía, Empleo y Hacienda. La Comunidad de Madrid informó de que por el momento no se cerraría dicho organismo, aunque dejaba la puerta abierta a una posible revisión en el futuro.

La nueva directora general de Madrid Activa, Maria Luisa Fernández, señaló recientemente que la entidad seguirá celebrando “jornadas empresariales y desayunos”, ya que su objeto social sólo contempla la “coordinación y seguimiento” de los proyectos.